Colposcopía: para evitar cáncer cervicouterino - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

14 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Colposcopía: para evitar cáncer cervicouterino

Miércoles 19 de abril del 2017, 11:04 am, última actualización.

En México, el cáncer cervicouterino es más frecuente de lo que usted se imagina, ya que al año ocasiona la muerte de más de 4 mil mujeres. La detección de esta enfermedad suele ser tardía debido a que no hay síntomas; no obstante, al ser de evolución lenta puede diagnosticarse de manera temprana mediante un estudio llamado colposcopía.

Colposcopía, Cáncer cervicouterino
Colposcopía: para evitar cáncer cervicouterino

Este método apareció hace 70 años en Alemania y recientemente ha evolucionado hasta demostrar alta eficacia en la detección y diagnóstico de lesiones cancerígenas en el cuello uterino desde etapas tempranas. Asimismo, identifica alteraciones inflamatorias generadas por gérmenes, así como la infección por el virus del papiloma humano, el cual es responsable de la formación de verrugas genitales y del 90% de los casos de cáncer cervicouterino.

Al respecto, el ginecobstetra César Bonilla Gutiérrez -miembro del Colegio Mexicano de Colposcopistas- refiere que "la colposcopía es un procedimiento sencillo que permite explorar el aparato genital femenino inferior (conformado por vulva, vagina y útero) sin originar molestias. Posterior a la colocación de un espejo vaginal, se visualizan los tejidos por medio de un microscopio modificado llamado colposcopio, a través del cual se puede identificar si vulva, vagina o cuello uterino son normales o anormales".

Cabe destacar que en la actualidad el cáncer cervicouterino es uno de los pocos que se pueden prevenir y tratar si su diagnóstico es oportuno, pues como ya se mencionó, la mayoría de los casos inicia con lesiones causadas por el virus del papiloma humano, mismas que pueden detectarse mediante la colposcopía. Para ello, es fundamental tener un control ginecológico adecuado, el cual se conforma por revisiones cada seis meses.

De acuerdo al Dr. Bonilla Gutiérrez, "los síntomas del cáncer cervicouterino son variados, pues puede afectar la parte visible del cuello de la matriz, o bien al canal cervical (orificio que se dilata durante el parto). En este último caso se dificulta el diagnóstico debido a que la exploración es muy limitada y no es posible la visualización directa del orificio, no obstante, se recurre al Papanicolaou, que consiste en tomar una muestra de tejido de dicha región para analizarlo al microscopio".

Paso a paso

Es necesario considerar que debido a que el diagnóstico está basado en imágenes, la paciente no requiere preparación especial para presentarse al estudio, incluso, no importa que esté menstruando. Lo que si es fundamental es haber iniciado vida sexual.

Como en una revisión regular, se le pide a la paciente cambiar su ropa por una bata y acostarse boca arriba en la camilla ginecológica con los glúteos en el borde, muslos flexionados sobre el abdomen y pies apoyados en unos estribos que tiene a los lados dicho soporte. Posteriormente, se introduce un espejo dentro de la vagina y se abre suavemente; enseguida, el especialista en salud femenina limpiará la zona (útero y vagina) con ácido acético (vinagre diluido), ya que esta sustancia tiñe de color blanco el tejido anormal, lo que facilita su identificación.

Una vez realizado lo anterior, el ginecólogo colocará el colposcopio en la abertura vaginal, lo que le permitirá apreciar detalladamente las diferentes estructuras del tracto genital inferior, pues dicho aparato está provisto de una fuente de luz y lentes con diversos aumentos, además de un monitor desde el cual la paciente puede apreciar sus estructuras internas. Las imágenes son capturadas por un equipo de cómputo.

Si el médico identifica algún tejido con problemas toma una muestra del mismo para que sea analizado en un laboratorio clínico, esto con el fin de obtener un diagnóstico definitivo que le permitirá determinar el tratamiento a seguir.

"En algunos casos tenemos que auxiliarnos de la citología o Papanicolaou, pues de ninguna manera se puede desvirtuar este examen ya que, aunado al histológico (estudia los tejidos), es el que nos confirma el diagnóstico. Por otra parte, tampoco es conveniente quedarse sólo con los resultados del Papanicolaou, aunque éstos sean normales, porque un porcentaje muy alto de ellos, aproximadamente 60%, no son completamente certeros; por tal motivo tienen que ser confirmados mediante colposcopía y estudios de histología", acota el ginecólogo.

Ahora bien, hay que tomar en cuenta que las candidatas a la colposcopía son mujeres que cubran uno o varios de los siguientes aspectos:

  • Haber tenido relaciones sexuales.
  • Presentar flujo vaginal rebelde a tratamiento.
  • No tener útero o matriz o estar en proceso de extirpación de esta estructura.
  • Asegurar la ausencia de cáncer cervicouterino.
  • Tener resultados anormales del Papanicolaou.

En caso de alteración

Cuando se identifica algún tipo de inflamación, generalmente el ginecólogo recomienda tratamiento específico al germen que la esté ocasionando, por ejemplo, antibióticos si se trata de bacterias o antimicóticos si hay hongos.

Cuando se detectan infección por el virus del papiloma humano y lesiones cancerígenas no avanzadas se tiene la posibilidad de utilizar tratamientos conservadores, es decir, aquellos que preservan el órgano y la función reproductiva, y que no requieren hospitalización. Entre estos se encuentran:

  • Crioterapia. Consiste en destruir las verrugas y/o el tejido tumoral mediante exposición directa a fuente de frío intenso, para tal fin se utiliza nitrógeno líquido, el cual se aplica con un aparato especial; no requiere anestesia y puede realizarse en el consultorio ginecológico.
  • Electrocirugía. Técnica que permite la extirpación de lesiones usando un dispositivo que envía una señal eléctrica de alta frecuencia que incrementa la temperatura celular.
  • Laserterapia. Elimina lesiones con ayuda de un aparato que emite ondas de luz capaces de penetrar las células del organismo.

Como puedes ver, hay diversas opciones para tratar las lesiones ocasionadas por el papilomavirus y las cancerígenas en etapas tempranas, métodos terapéuticos que, sin importar la edad de la paciente, dan resultados satisfactorios. No obstante, si tales alteraciones se identifican en fases avanzadas irremediablemente se tendrá que recurrir a la histerectomía, que es la extirpación del útero.

Por último, "es conveniente practicarse la colposcopía una vez al año si no se padecen lesiones; en caso contrario, a la paciente se le realizará el estudio cada seis meses durante dos años y después cada año", puntualiza el Dr. Bonilla Gutiérrez.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Verrugas e Hiperqueratosis

¿Verrugas en el pene? ¡Puede ser VPH!


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore