Cáncer cerebral, tumores malignos en el cerebro - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cáncer cerebral, inquilino mortal

Miércoles 14 de diciembre del 2016, 10:59 am, última actualización.

Ocasionados por factores genéticos, ambientales o metástasis (células malignas que migran de otras zonas del cuerpo), los tumores cerebrales ocasionan dolor de cabeza, alteración visual y problemas neurológicos; son muy agresivos, pero la Medicina los enfrenta con nuevos recursos.

Cáncer cerebral, Tumores cerebrales, Diagnóstico y tratamiento del cáncer de cerebro
Cáncer cerebral, inquilino mortal

El 4 de febrero de cada año se conmemora el Día Mundial Contra el Cáncer y, por ello, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) da a conocer las cifras en torno a este padecimiento. Los datos más recientes señalan que en México, durante 2011, del total de egresos hospitalarios por tumores 55.6% fueron por tumores malignos; en la población infantil y joven (menos de 20 años) la proporción de egresos hospitalarios por neoplasias malignas en relación con los tumores en general, fue más alta que en la población adulta (70.6 y 53.2%, respectivamente). 

El cáncer cerebral no es frecuente en la epidemiología nacional. De acuerdo con las estadísticas del 2011 del INEGI, en las mujeres ocupa 6.9% de los casos totales, lejos del cáncer en órganos hematopoyéticos (médula ósea, bazo y timo) que representa 59.3%. En el caso de los hombres el porcentaje también es menor: sólo 5.5% de todos los tumores malignos, lo que lo coloca distante de los casos de cáncer en órganos hematopoyéticos (58.7%). 

Sin embargo, la relevancia del cáncer encefálico radica en el hecho de que 5 de cada 10 pacientes con algún cáncer primario en pulmón, próstata, ovario, gastrointestinal o de mama experimentarán la migración del tumor (metástasis) hacia el cerebro. 

Como es de esperarse, una vez allí las consecuencias son casi siempre funestas, por lo que la mayoría de las ocasiones la aspiración principal del cuerpo médico es alargar el tiempo de sobrevida del paciente e impedir que sufra durante este periodo. 

Cáncer encefálico… ¡Conociendo al enemigo!

El Dr. Gerardo Guinto Balanzar, especialista en neurocirugía oncológica del Hospital Ángeles del Pedregal, concuerda con el planteamiento inicial y establece que “el tumor primario más común en el sistema nervioso central, denominado glioblastoma multiforme, desgraciadamente es el más maligno; el segundo lugar es el astrocitoma anaplásico, que es el que le sigue en malignidad, y van muy de la mano”. 

En realidad, dice el médico egresado de la Universidad La Salle, el pronóstico en ambos casos es malo, aunque en los últimos años se ha avanzado en el desarrollo de técnicas para detección primaria, en los métodos quirúrgicos y en los tratamientos con quimioterapia y radioterapia

El experto detalla que el tumor que se origina en las células gliales (responsables de nutrir, oxigenar y brindar un ambiente propicio para otras células, las neuronas), cuando es benigno, se denomina glioma. Pero, si es maligno, se conoce como glioblastoma multiforme, “el más agresivo de los tumores cerebrales y que se presenta con mayor frecuencia en las personas de entre 40 y 60 años”. 

La enfermedad se diagnostica habitualmente por un cuadro que se caracteriza por dolores de cabeza, náusea, vómito y visión doble o borrosa. “Hay otros síntomas que dependen de la localización del tumor: si está en la zona del movimiento, se presenta parálisis; si está en el área de la vista, habrá complicaciones de la vista. Sin embargo, como es un tumor de rápido crecimiento, le da poco tiempo al paciente para que tenga manifestaciones más específicas. En general, dominan el dolor de cabeza y datos de que está aumentando la presión dentro del cráneo, como náusea o vómito”. 

Diagnóstico y tratamiento del cáncer de cerebro

Los estudios pertinentes para corroborar la presencia de un tumor se basan en la práctica de una tomografía (sistema de rayos X que ayuda a obtener imágenes “en rebanadas” del cráneo) o resonancia magnética (permite obtener gráficos del interior de la cabeza mediante imanes y ondas de radio). Una vez que se ha detectado el glioblastoma se propone el diagnóstico de certeza, por lo que habrá de realizarse un estudio histopatológico (con un fragmento del tumor al microscopio) y a partir de ello se determinará el curso del tratamiento.

El Dr. Guinto Balanzar, quien realizó un posgrado en Cirugía de la Base del Cráneo en la Universidad de Pittsburgh, en Pensilvania (Estados Unidos), explica que “el tratamiento específico en condiciones ideales se centra, como primer paso, en retirar el tumor; desafortunadamente, esto sólo se puede hacer en pocos casos porque casi siempre el tumor invade zonas que son vitales o funcionalmente importantes, de modo que la resección (extirpación) no es posible en su totalidad. 

“Entonces, se hace la extirpación de la zona más amplia que se pueda, procurando no lesionar zonas funcionales en el individuo. Una vez que se ha quitado el tumor se confirma el diagnóstico, se hace un estudio de control posoperatorio y se ve la cantidad de tumor residual; de acuerdo a esto se analiza cuál es la siguiente medida”, afirma el especialista. 

Ahora bien, “siempre que estemos ante un glioblastoma multiforme tenemos que auxiliarnos de otro tipo de manejos, como lo es la radioterapia externa, que se conoce como radioterapia estándar y que se refiere a dosis fraccionadas de radiación que abarca prácticamente a todo el encéfalo; esto se hace para evitar que las células residuales que hayan quedado se reactiven y vuelva a crecer el tumor”. 

Simultáneamente a la radioterapia “se ha visto que hay una mejor respuesta si se agrega una quimioterapia, que funciona alterando el patrón de duplicación o reproducción celular porque, como bien sabemos, el cáncer no es otra cosa que la reproducción acelerada de células ‘mal hechas’; los agentes de quimioterapia actúan en los ciclos de reproducción celular para bloquear específicamente los tejidos dañinos”. 

Antes del advenimiento de todas estas técnicas la sobrevida de un paciente con glioblastoma multiforme era de entre 3 y 6 meses; ahora, se ha logrado prolongar este periodo a 2 o hasta 3 años y con buena calidad de vida, aunque ello depende de varias cosas: “de la localización del tumor, el grado de resección que se haya logrado y las condiciones clínicas del enfermo”, asevera. 

Perspectiva optimista en el tratamiento del cáncer de cerebro

Las investigaciones en torno a esta patología se centran en desarrollar nuevos agentes quimioterapéuticos, más efectivos y con menos efectos secundarios, pero también se trabaja en el diseño de mejores equipos de radioterapia e instrumentos quirúrgicos que permitan mayor precisión durante las neurocirugías.

Sin embargo, el Dr. Guinto Balanzar piensa que “eso va a llegar hasta un límite. Si queremos avanzar en la raíz de esto tenemos que actuar antes de que aparezca la enfermedad y entonces la clave está en la ingeniería genética, en estudiar el código genético de los recién nacidos y saber cuál es su predisposición en cuanto a tumores se refiere para, eventualmente, modificar ese gen, o bien, generar un agente que vaya directamente al tumor, viajando por sangre sin matar células sanas”.

Suena a ciencia ficción, pero “la nanomedicina es una realidad y se puede pensar en ella para fabricar aparatos y equipos de tamaños infinitesimales, a veces difíciles de imaginar, que podrían destruir los tumores, sobre todo si se descubren en los recién nacidos. Hacia allá vamos y tal vez lo veamos en el futuro cercano”, concluye el galeno.

Tumores malignos al microscopio

De acuerdo con el Inegi, la siguiente es la distribución porcentual de las principales causas de defunción en México por tumores malignos en 2012, por 100 mil habitantes para cada sexo (población de 20 años y más):

Mujeres

Órganos digestivos

31.49

Mama

15.38

Órganos genitales

13.43

 Órganos respiratorios e intratorácicos  

6.68

Ovarios

5.43

Órganos hematopoyéticos

5.34

Vías urinarias

2.85

 

Hombres

Órganos digestivos

35.04

Órganos genitales

18.42

Órganos respiratorios e intratorácicos   

15.16

 Órganos hematopoyéticos

6.29

Vías urinarias

5.42

Mama

0.15

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Visual

Lágrimas, no sólo para llorar


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore