Pérdida de un ojo, uso de prótesis ocular - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

11 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cuando se pierde un ojo

Jueves 16 de marzo del 2017, 01:44 pm, última actualización

La pérdida ocular por accidente o violencia se ha incrementado en México, y quienes son víctimas de esta situación sufren un cambio drástico en su vida y autoestima. Por fortuna, existen alternativas estéticas que pueden mejorar su situación.

Pérdida de un ojo, Salud visual

Dicen que nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido. Este dicho se aplica indistintamente para referirse a distintos aspectos, por supuesto, también a los relacionados con la salud. Los descuidos para mantener nuestro organismo en forma óptima son cotidianos, porque adoptamos hábitos que contradicen las recomendaciones de los expertos y evitamos tomar medidas de precaución básicas que nos permitan tener buena calidad de vida.

Muchas veces tenemos la oportunidad de rectificar el camino. No obstante, existen imponderables que pueden cambiar nuestra vida en un minuto y para siempre. Es el caso de la pérdida de un ojo, situación que, lejos de ser excepcional, ha aumentado en forma considerable en los últimos 10 años por el incremento de violencia y accidentes.

De cinturones y violencia

La oftalmóloga Isabel Mucharraz García afirma que el número de personas que pierde ambos ojos es reducido; sin embargo, son frecuentes los casos en que uno solo se ve afectado, lo cual se debe fundamentalmente a que todavía no tenemos la costumbre del uso del cinturón de seguridad y a que la violencia en las grandes ciudades ha aumentado en forma alarmante en los últimos 10 años.

Hace una década, dice la oftalmóloga egresada del Hospital Central Militar, la primera causa para perder un ojo eran los accidentes laborales. Ante todo, "en la industria de la construcción hay muchos traumatismos, que se producen por el contacto que tienen los trabajadores con sus herramientas de trabajo y también por sufrir caídas de diferentes alturas".

El panorama de este problema cambia en cada país. En Estados Unidos, por ejemplo, "existen hospitales que atienden exclusivamente traumatismos oculares, y los principales afectados son los trabajadores de la industria de la construcción. En cambio, en Inglaterra podemos decir que el problema se origina por sustancias químicas, mientras que en los países escandinavos la causa principal es la actividad minera, pues gran parte de su población se relaciona con ella”.

Respecto a los grupos de la población mexicana más afectados por esta situación, explica: "Yo realizó entre 2 y 3 cirugías cada semana para implantar prótesis oculares que sustituyen al ojo perdido, y es de resaltar que la mayoría de los pacientes tienen entre 18 y 40 años, es decir, una edad totalmente productiva y en la que existen situaciones estéticas importantes que resolver".

Vale la pena destacar que no todos estos problemas se deben a falta de prevención. "Se puede decir que, por desgracia, únicamente entre 15 y 20% de las personas que pierden un globo ocular pudieron evitarlo. En ocasiones, ni siquiera quien toma las precauciones necesarias puede salvarse, ya que es común que un artefacto o instrumento les golpee directamente, como sucede con las lesiones por práctica deportiva, sobre todo en aquellas disciplinas en que se usan pelotas pequeñas (tenis, beisbol o frontenis), las cuales caben perfectamente en la cavidad orbitaria y cuando impactan hacen que el ojo estalle".

Pérdida de visión y pérdida del órgano

La Dra. Mucharraz explica que se debe diferenciar entre perder la visión y perder el órgano visual. "En el primer caso, el problema se puede originar por un golpe en la frente o la región occipital (parte posterior del cerebro), lo que vendría a provocar la pérdida casi automática; otro ejemplo es un accidente automovilístico, cuando hay un desplazamiento violento del cuerpo y de la cabeza hacia adelante y luego hacia atrás. Sucede que el nervio óptico se elonga (estira) o se rompe (lo que es menos frecuente), o bien, se suspende la transmisión de la conducción nerviosa. El órgano se conserva, pero la visión no, y esto es irreversible porque hablamos de tejido que no se regenera".

En cuanto a la pérdida del globo ocular, prosigue la experta, "se necesita que haya contacto directo con él para perderlo. En la actualidad podemos decir que los instrumentos punzocortantes ocupan el número uno en la lista de causas, seguidos por instrumentos como tubos o artefactos similares que usan los criminales o asaltantes para agredir a sus víctimas, sin olvidar los golpes directos, principalmente con el pie".

El grado de violencia se ha incrementado de tal forma, expone la también catedrática de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, "que 20% de los pacientes que atendemos desconocen con qué arma los golpearon, y eso no quiere decir que hayan perdido el conocimiento sino que fueron golpeados con tal saña que no pudieron percatarse del instrumento agresor".

Prótesis de primer mundo

Cuando los médicos enfrentan una situación como la que se ha descrito, lo primero que hacen es retirar los fragmentos del objeto extraño que se encuentren al interior del ojo, "ya que se liberan sustancias que pueden desencadenar una reacción violenta del sistema de defensas, llamada oftalmía simpática, misma que puede ocasionar la destrucción del globo ocular que permanece sano, lo que puede suceder 24 horas después del accidente e, incluso, 20 años más tarde", asevera la experta.

Prótesis ocular

Una vez que se limpia la zona y el resto de las estructuras del ojo, se procede a colocar un implante ocular interno compuesto de hidroxiapatita. Dicha sustancia es un derivado de algas marinas de la variedad Porites, la cual se encuentra en forma abundante en los arrecifes de los mares del Caribe, de donde se extrae para su procesamiento.

Esta prótesis del ojo tiene la particularidad de ser biocompatible, es decir, el organismo la reconoce como propia debido a que la hidroxiapatita es el componente fundamental de la porción inorgánica o mineral del hueso humano, además de que tiene gran similitud con su estructura. Además, este material ha demostrado que no es tóxico y no genera alergia.

De cualquier forma, el accesorio debe revestirse con tejido del propio paciente para asegurarse por completo de que las arterias y venas del músculo de la cavidad orbital no lo rechacen. La Dra. Mucharraz relata que, para tal efecto, se utilizan la esclera (cubierta protectora del ojo) y cornea del globo ocular dañado, "pero si no rescatamos suficiente tejido tomamos un poco de fascia lata, que es un revestimiento muscular de la pierna, a fin de cubrir los faltantes".

Y después...

Es importante reiterar que la prótesis ocular interna "es porosa y, por ello, las vías sanguíneas la penetran y queda integrada al cuerpo", pues gracias a esto es posible que cuente con movilidad y se puede dar paso a una segunda fase que se basa en un procedimiento sin cirugía.

Explica la Dra. Mucharraz que a continuación, durante una visita al consultorio, se coloca una prótesis externa sobre la estructura de hidroxiapatita y se verifican su forma y tamaño para que haya armonía entre ambos ojos. Gracias a esto, la apariencia del paciente mejora notablemente tanto para quien lo observa como para sí mismo.

El proceso en su conjunto tarda varios meses, pues por lo general, se tienen que hacer ajustes, aumentar o disminuir el tamaño y el volumen de la prótesis externa de acuerdo con las funciones de los músculos y el aspecto del párpado.

La movilidad horizontal del ojo sustituto será, en la mayoría de los pacientes, de entre 80 y 90%, mientras que en el movimiento vertical hablamos de 70%. Sin embargo, esto también depende de los ejercicios que el paciente realice durante los primeros meses.

Cualquier persona es candidata a tener esta prótesis, a cualquier edad. Inclusive pacientes que hace 5, 10 o 15 años tuvieron un accidente y en la actualidad utilicen implantes poco estéticos, pueden recurrir a este dispositivo de origen marino para mejorar su apariencia.

Vivir sin tercera dimensión

Perder la visión en un ojo puede cambiar por completo la vida de una persona. La Dra. Mucharraz García ha testificado muchos de estos casos, por lo que es interesante rescatar su experiencia al respecto.

Psicológicamente, dice la especialista, es impactante. "En el aspecto laboral tiene repercusiones en el sentido de que, si el paciente tenían empleo antes de la pérdida del ojo, buscan una excusa en su empresa para correrlo, y si no tiene trabajo, difícilmente lo aceptan porque lo consideran discapacitado".

En casa es rechazado incluso por sus hijos, "porque si los llevan a la escuela los demás niños empiezan a molestar y a hacer burlas. A su pareja le causan miedo; hay sensación de rechazo en la convivencia diaria y, por ello, se siente relegado, que es minusválidos y su capacidad laboral ha disminuido".

El hecho de que una persona con pérdida de un globo ocular vuelva a verse estéticamente armónico gracias a una prótesis "le hace recuperar su autoestima, es mejor recibido por su familia y tiene problemas mínimos en su trabajo; no es despedido y tiene las mismas posibilidades que cualquier otra persona, ya que su condición pasa inadvertida".

Sin embargo, hay que dejar claro que una persona que carezca de la visión en un ojo pierde la tercera dimensión, que es la que nos sirve para saber, por ejemplo, si vamos detrás de un automóvil y a qué distancia y velocidad se encuentra el vehículo que viene en sentido contrario. Al subir y bajar escaleras o banquetas, nos permite distinguir la profundidad y evita que caigamos.

Por tal motivo, un paciente con prótesis tiene prohibida la práctica de deportes que pudieran afectar su ojo sano (no sería capaz, por ejemplo, de distinguir la distancia y velocidad con que se aproxima una pelota de tenis) y, para manejar “debe colocar un espejo redondo en el retrovisor, ya que permite ampliar su visibilidad, pero yo les aconsejo a mis pacientes que antes de usarlo se sienten en el auto y, sin movimiento, se den cuenta de cuál es el campo visual que pueden tener”.

La Dra. Isabel Mucharraz es uno de los pocos profesionales que están al tanto de la prótesis ocular a base de algas marinas y, a decir de ella, solamente conoce a dos colegas más que aplican la misma técnica terapéutica en México. Ello demuestra la falta de educación continua en la que incurren los médicos en general y, en este caso, la mayoría de los especialistas en problemas oftálmicos.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Visual

Lágrimas, no sólo para llorar


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore