Tecnología de primer mundo para tratar cataratas

  • SyM - Lido Coronado
3 (60 %) 5 votos
Tecnología para tratar cataratas

Las personas entre 50 y 60 años de edad tienen aproximadamente 50% de probabilidades de desarrollar cataratas, enfermedad que puede imposibilitar por completo la capacidad visual del ojo.

Las cataratas son consecuencia de la degeneración natural que paulatinamente se produce en los tejidos de una parte del ojo llamada cristalino, que hace que la visión sea borrosa, ocasionando aturdimiento, deslumbramiento fácil con la luz y problemas de visión nocturna. Pese a que no hay medicamentos en el mercado que logren prevenir o eliminar las cataratas, la intervención quirúrgica es una alternativa que garantiza en alto porcentaje de los casos que la agudeza visual se restituya casi en su totalidad.

Hasta hace unos años la cirugía para retirar el cristalino afectado incluía la aplicación de anestesia general, una incisión en el globo ocular para extraer las cataratas del cristalino, sutura del corte, tapar el ojo después de la operación y varios días para recuperación del paciente. Ahora bien, una vez que los cirujanos oftálmicos habían retirado las cataratas del cristalino afectado, implantaban un lente monofocal con el que el paciente mejoraba notablemente la visión de lejos, pero la de cerca resultaba deficiente, por lo que tenían que prescribirse anteojos para efectuar actividades como leer, escribir o coser.

Actualmente, las condiciones para quien padece cataratas han cambiado gracias a los avances tecnológicos. La técnica más novedosa, implementada ya en México, es la denominada facoemulsificación, en la que las cataratas son "rotas" por medio de ultrasonido y removidas en micropartículas por medio de aspiración. Para llevarla a cabo, el cirujano realiza una incisión no mayor a 3 mm, la cual no tiene que suturar, y en la que emplea únicamente anestésico en forma de gotas. Inmediatamente después, son implantados lentes multifocales, que permiten al recién intervenido definir con alta calidad los objetos a diferentes distancias.

Esta cirugía de cataratas tiene una duración aproximada de 20 minutos, y el paciente no necesita que le sea colocado un parche en el ojo para su recuperación, que por otra parte durará sólo algunas horas.

Tal vez no presentes los síntomas de cataratas que hemos señalado, sin embargo, una persona cercana necesite la ayuda de un oftalmólogo. Evita problemas mayores y restituye en esa persona la seguridad e independencia que proporciona una visión en buen estado.

descarga este artículo en PDF