Topografía corneal para detectar deformación de la córnea - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

12 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Topografía corneal, diagnóstico preciso en problemas de visión

Viernes 16 de junio del 2017, 12:28 pm, última actualización.

La atención a padecimientos oftalmológicos se ha beneficiado notablemente con la topografía corneal, la cual es de gran utilidad para conocer el estado de la córnea antes y después de efectuar intervenciones quirúrgicas para corregir miopía, eliminar cataratas o trasplantar dicho tejido.

Topografía corneal, diagnóstico preciso en problemas de visión
Topografía corneal, diagnóstico preciso en problemas de visión

Aunque el ser humano requiere de sus cinco sentidos para conocer el mundo que le rodea, el predilecto para la mayoría de las personas es, sin duda, el sentido de la vista, ya que permite obtener información fácil de interpretar sobre el color, forma, tamaño, distancia, posición y movimiento de personas, seres vivos u objetos, tanto en la proximidad como a la distancia.

La visión es posible gracias al buen funcionamiento de cada parte del ojo, siendo la córnea una de las más importantes, a pesar de que su diámetro es apenas mayor a 1 cm. Esta membrana transparente con forma de cristal de reloj se localiza en la parte frontal del órgano referido y tiene entre sus funciones permitir el paso de la luz, auxiliar en el enfoque de las imágenes y proteger a las estructuras que se encuentran dentro del globo ocular.

Debido a que dicho tejido puede sufrir alteraciones y que, en consecuencia, cuando se encuentra en mal estado genera problemas visuales notables, muchos esfuerzos se han encaminado a la creación de métodos que permitan evaluar su condición, siendo uno de los más importantes la topografía corneal computarizada.

En palabras del cirujano oftalmólogo Barush Cedillo Fernández, este método “sirve para conocer el estado de la córnea y estudiar el astigmatismo, que no es otra cosa que la deformación de la córnea (luce oval en vez de esférica) y que ocasiona dificultad para observar imágenes con nitidez. Asimismo, la topografía permite detectar distrofias ectásicas, es decir, aquellos problemas en donde el tejido corneal sufre cierto nivel de adelgazamiento”.

El especialista explica que dicho procedimiento, llamado en ocasiones videoqueratografía, se basa en la obtención de imágenes de la superficie ocular, mismas que son interpretadas por una computadora en segundos. Acto seguido, los gráficos se transforman en un mapa de colores que permite apreciar las zonas planas o aquellas en las que hay curvaturas.

Así, detalla que “este método de diagnóstico nos permite descubrir si existe una ‘imagen en espejo' entre los globos oculares o, en otras palabras, si hay proporción simétrica entre los hemisferios. En una persona podemos encontrar que tanto la córnea derecha como la izquierda son ovaladas o circulares, pero en ocasiones vemos que la superficie de un ojo tiene aspecto oval y la del otro semeja un ‘moño'. En esta situación hablamos de la pérdida de la imagen en espejo, y eso puede ser indicio de que el paciente tiene una enfermedad ectásica o astigmatismo irregular”.

Funciones diversas

El Dr. Cedillo Fernández indica que toda persona que desee conocer el estado de su córnea puede ser candidata a este tipo de evaluación, misma que se realiza en México desde 1991; empero, hay casos en que es particularmente útil:

  • Astigmatismo. Permite saber si el patrón de deformación de la córnea, ya diagnosticado, es simétrico o irregular.
  • Usuarios de lentes de contacto. Luego de emplear por mucho tiempo estos instrumentos ópticos, el mapeo corneal permite saber si es necesario realizar ajustes en ellos.
  • Candidatos a cirugía refractiva. Esta operación con rayo láser ayuda a corregir defectos como astigmatismo, miopía (dificultad para ver de lejos) e hipermetropía (incapacidad para distinguir objetos cercanos), pero antes de llevarse a cabo se debe descartar la presencia de enfermedad ectásica (adelgazamiento), ya que en tales casos la cirugía refractiva podría agravar el estado de los globos oculares.
  • Seguimiento de intervenciones quirúrgicas. Quienes se han sometido a cirugías para trasplantar córneas, suturar heridas, corregir problemas de visión o eliminar cataratas (pérdida de transparencia del cristalino o ‘lente' del ojo), requieren vigilancia detallada sobre el estado de la superficie ocular para saber cómo evolucionan.

El especialista enfatiza que la principal función de una topografía corneal es la detección de alguna de las tres distrofias ectásicas que existen: queratocono (adelgazamiento central, inferior o superior de la córnea que da lugar a una deformidad en forma de cono), degeneración marginal reducida (muy similar a la anterior, sólo que ocurre en las orillas del tejido afectado) y queratoglobo (adelgazamiento de toda la membrana corneal).

Barush Cedillo asegura que el padecimiento más frecuente de este tipo, por mucho, es el queratocono, “que puede ser tan notorio en algunos casos que un oftalmólogo con experiencia lo distingue sin ayuda de exámenes, debido a que deforma ligeramente al párpado (signo de Ludson). Sin embargo, existen casos muy leves o en fases iniciales que sólo la topografía corneal nos ayuda a diagnosticar para iniciar el tratamiento adecuado”.

Además, la topografía corneal facilita el seguimiento de deformidades oculares que pudieran evolucionar, así como su velocidad y riesgo. “Hay gente que tiene córneas muy ovaladas, pero no por una enfermedad, sino porque así nacieron. Esto lo deducimos, por ejemplo, a través de exámenes anuales en los que vemos que el ojo no tiene cambios. En el extremo contrario encontramos a quienes tienen una alteración que cambia a menudo y que se tiene que vigilar porque implica un riesgo mayor que pone en peligro su visión”.

El oftalmólogo y corneólogo añade que a los topógrafos más modernos se les ha integrado un sistema de evaluación que ayuda a rectificar diagnósticos, llamado paquímetro, que tiene la función de medir el grosor de la membrana corneal. Normalmente, ésta mide de 500 a 600 micras, por lo que una cifra inferior también puede ser evidencia de queratocono u otro padecimiento ectásico.

Cabe señalar que estos instrumentos, de por sí confiables, ganan precisión con el paso del tiempo, por lo que no es extraño encontrarse cada año con alguna novedad que permite mejorar las evaluaciones.

Segura y sin dolor

El topógrafo corneal, explica Cedillo Fernández, es un instrumento que se basa en la técnica de los anillos de Plácido, creada hace aproximadamente cien años. Dicho procedimiento consiste en observar el reflejo de una serie de discos perfectamente circulares sobre la córnea; cuando ésta tiene astigmatismo, la imagen que se observa es de líneas ovaladas o deformes, por lo que se deduce que su superficie no es regular como en un ojo sano, que conserva la imagen circular.

De esta manera, el primer paso para obtener una topografía corneal computarizada consiste en captar una imagen de las córneas, en las cuales se refleja un conjunto de círculos concéntricos que proyecta el aparato de medición. Luego los datos se digitalizan e interpretan con ayuda de una computadora.

El corneólogo afirma que “el paciente no necesita de cuidados especiales para este examen, y basta con que tenga buena humectación ocular y producción de lágrimas (se debe considerar que hay que observar hacia un punto fijo, sin parpadear y abriendo bien los ojos) para hacer la toma de la imagen. La excepción se presenta en quien utiliza lentes contacto, pues debe dejar de usarlos al menos 15 días antes de la prueba para que los resultados no se alteren”.

Una vez que se obtiene el mapa es posible planificar las medidas a seguir; por ejemplo, en pacientes que se recuperan de una intervención para corregir cataratas o de trasplante de córnea se deduce si existe la necesidad de efectuar algún “retoque” que mejore el estado de la superficie ocular, mientras que en usuarios de lentes de contacto se puede emprender un ajuste en la medida y forma de éstos.

Para queratocono y otras degeneraciones ectásicas, concluye el especialista, se clasifica la severidad del caso a fin de elegir el manejo más adecuado. “Las alternativas consisten en el uso de lentes de contacto, trasplante corneal o anillos intraestromales, los cuales se introducen a la mitad de la córnea para mejorar su forma, estabilizar su superficie y dar nitidez a la visión”.

Por supuesto, se debe subrayar que la realización de cualquiera de estas medidas terapéuticas dependerá estrechamente de una evaluación y seguimiento correctos, de modo que le recomendamos que acuda con un médico responsable y capacitado (corneólogo) tanto para efectuar la topografía corneal computarizada como para interpretar sus resultados. El esfuerzo vale la pena, ya que es para proteger uno de los dones más preciados con que contamos: la vista.

SyM - Rafael Mejía

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Visual

Lágrimas, no sólo para llorar


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore