Conjuntivitis, causante de irritación y lagrimeo

    SyM
Conjuntivitis, Alergias en los ojos

Inflamación y enrojecimiento de la conjuntiva (membrana ubicada entre ojo y cara interna del párpado que se encarga de mantener la humedad necesaria) que, generalmente, es causada por bacterias, virus y alergias.

Esta infección se caracteriza por ocasionar secreciones, ardor, irritación y lagrimeo.

  • Conjuntivitis bacteriana. Se caracteriza por generar secreción amarillenta, enrojecimiento, comezón y acumulación de líquidos en párpados; su aparición generalmente se asocia con la infección por estafilococos y estreptococos. Se contagia cuando los ojos tienen contacto con toallas, pañuelos, almohadas y cosméticos contaminados, así como al tocarlos con las manos sucias.
  • Conjuntivitis del recién nacido. Suele contagiarse al momento en que la cabeza del bebé atraviesa el canal vaginal durante el parto, específicamente a causa de infecciones genitales que padece la madre, por ejemplo, clamidiasis o gonorrea. Cuando este padecimiento se complica puede ocasionar ceguera debido a que la córnea puede sufrir perforación, lo que llega a ocurrir en 20% de casos; sin embargo, la mayoría de las veces esta afección se manifiesta en forma leve y cede mediante la aplicación de gotas oftálmicas que prescribe el pediatra.
  • Conjuntivitis hemorrágica. Infección ocular que inicia repentinamente y se manifiesta con enrojecimiento, sensación de cuerpo extraño y quemadura, inflamación en párpados, dolor, lagrimeo excesivo y secreción de sangre en ambos ojos. Es causada por los microorganismos llamados enterovirus serotipo 707 y virus coxsackie A247, los cuales pueden ingresar a los ojos cuando se tiene contacto con toallas o pañuelos contaminados.
  • Conjuntivitis de inclusión. Se debe a la bacteria Chlamidya trachomatis, y su aparición es frecuente en regiones secas y calurosas, y se adquiere cuando el ojo tiene contacto con toallas y pañuelos contaminados, o bien, en el momento del parto.
  • Conjuntivitis primaveral. Su origen es alérgico y suele presentarse de manera periódica en primavera o verano, debido a que en estas estaciones del año suele haber mayor contacto con alergenos, como el polen.
  • Conjuntivitis viral. Infección severa que, además de causar las molestias propias de la conjuntivitis, ocasiona la aparición de vesículas en el párpado, las cuales se ulceran; en muchos casos daña las córneas.

Causas

  • Infección por bacterias y virus.
  • Contacto con polvo, polen, pelo de animales, plumas de aves, humo o humedad, especialmente cuando se padecen alergias.
  • Contaminación ambiental.
  • Usar lentes de contacto sin desinfectar.
  • Utilizar cosméticos viejos o prestados.
  • No desmaquillarse los ojos diariamente.
  • Agua de albercas cuando se nada sin goggles.
  • Al atravesar el canal de parto de una madre infectada.
  • Tocar los ojos con las manos sucias.

Síntomas

  • Inflamación de la conjuntiva y párpados.
  • Comezón.
  • Ardor y enrojecimiento.
  • Lagrimeo.
  • Secreciones espesas y blancas si es a causa de bacterias y virus o transparentes y líquidas si se trata de reacción alérgica.
  • Disminución de la visión.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Sensación de tener un objeto extraño en el ojo.
  • Hemorragia ocular.
  • En algunos casos, congestión nasal y estornudos.
  • Ulceración y secreción de pus cuando es ocasionada por virus o bacterias.
  • Si la infección se torna severa puede derivar en ceguera.

Diagnóstico

  • El oftalmólogo realiza detallada exploración física e historia clínica, en la cual incluye información sobre antecedentes personales y familiares de alergias; asimismo, pregunta al afectado si utiliza lentes de contacto y qué método de esterilización practica. Posteriormente solicita análisis de las secreciones oculares para determinar si el padecimiento es de tipo infeccioso.
  • Si se trata de conjuntivitis alérgica, regularmente se realizan estudios de sensibilización para determinar cuál es la sustancia que la produce.

Prevención

  • Evitar contacto con elementos a los que se es alérgico.
  • Si se usan lentes de contacto deben lavarse y desinfectarse todos los días; puede recurrirse a soluciones que los mantienen lubricados y libres de gérmenes.
  • No usar cosméticos viejos ni prestados.
  • Evitar compartir objetos y productos de uso personal, como toallas o pañuelos.
  • Utilizar goggles al nadar.
  • Hay soluciones oftálmicas de libre venta que pueden utilizarse frecuentemente (siempre leer las instrucciones indicadas por el fabricante) para proteger a los ojos de los contaminantes del medio ambiente.
  • Antes de que una persona se embarace debe asegurarse que no padece ninguna enfermedad de trasmisión sexual.
  • Nunca frotar o tocar los ojos con las manos sucias.
  • Desmaquillarse los ojos diariamente, para ello puede recurrirse a cremas y toallas limpiadoras.

Tratamiento

  • La terapéutica inicial de la conjuntivitis, sea bacteriana, viral o alérgica, es la limpieza de los ojos con agua o suero fisiológico.
  • Puede recurrirse a la aplicación de gotas oftálmicas de libre venta para controlar los síntomas.
  • Cuando el problema es de tipo alérgico debe evitarse el contacto con la sustancia que lo causa; asimismo, es recomendable administrar algún antihistamínico.
  • Aplicar compresas frías sobre los ojos reduce la inflamación.
  • Si la causa es una infección bacteriana, se requerirán antibióticos, medicamentos que sólo el oftalmólogo puede prescribir.>
  • La conjuntivitis hemorrágica o viral generalmente requiere de tratamientos más agresivos que deben ser recomendados y vigilados por el especialista en salud visual.

Consulta a tu médico.

descarga este artículo en PDF