Oligoelementos, minerales en pequeñas cantidades

    SyM
Oligoelementos, minerales en pequeñas cantidades

Son minerales que se encuentran en el organismo en pequeñas cantidades, cuya acción es primordial para el desarrollo normal de numerosas y complejas reacciones químicas que tienen lugar en el interior del cuerpo. En esta categoría se agrupan silicio, níquel, cromo, litio, molibdeno y selenio, los cuales se encuentran en proporciones de 0.01% del peso corporal; sin embargo, su presencia es indispensable para el correcto funcionamiento de casi todos los procesos orgánicos que promueven la salud en los seres vivos.

Hasta principios de este siglo los oligoelementos eran considerados impurezas del cuerpo, pero posteriormente se demostró que, a pesar de estar presentes en cantidades mínimas, son indispensables para la vida. Su acción está estrechamente ligada con las enzimas, y ejercen labores metabólicas, estimulan o inhiben la función hormonal, regulan la velocidad y calidad de la transmisión nerviosa y participan en la eliminación de desechos.

La carencia de estos elementos puede producir la paralización de algunos sistemas enzimáticos, lo que deriva en diversos trastornos, como calambres, temblores, nerviosismo, pérdida del apetito, poca coordinación y arritmias cardiacas.

Una dieta balanceada nos proporciona los oligoelementos necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Sin embargo, hay ocasiones en que se presenta un desequilibrio, situación que puede atribuirse a:

  • Consumo excesivo de alimentos refinados, como azúcar y harinas por ejemplo, pues el proceso al que son sometidos provoca que se pierda gran parte de los oligoelementos.
  • Contaminación ambiental.
  • Estrés, ya que aumenta el requerimiento de algunas de estas sustancias.
  • Consumir bebidas alcohólicas y tabaco. En estos casos, puede recurrirse a suplementos vitamínicos y complementos alimenticios. No obstante, hay que tener presente que el consumo abundante de estos elementos puede ser tóxico.

Silicio. Es útil para asimilar el calcio, formar nuevas células y nutrir tejidos. Está presente en agua potable y alimentos vegetales en general.

Níquel. Ayuda al buen funcionamiento del páncreas, y se encuentra en legumbres, cereales integrales, espinacas y perejil.

Cromo. Posibilita la asimilación normal del azúcar al permitir que la hormona insulina producida por el páncreas trabaje en forma correcta; regula los niveles de colesterol y participa en el transporte de proteínas. Está presente en aceites vegetales, levadura de cerveza, cebolla, lechuga, papa con cáscara, cereales integrales, pimienta negra, almeja, frutos secos, zanahoria, queso y lechuga.

Litio. Es fundamental en la regulación del sistema nervioso, y está presente en vegetales, papa, mariscos y algunos pescados.

Molibdeno. Ayuda a prevenir anemia y caries dental. De manera natural se encuentra en germen de trigo, legumbres, cereales integrales y vegetales de hoja verde.

Selenio. Posee propiedades antioxidantes, es decir, tiene la capacidad de prevenir el envejecimiento prematuro y cáncer. También es útil en el tratamiento contra la caspa y mantiene en buen estado al hígado, corazón y órganos reproductores. Los alimentos que lo contienen son: carne, pescado, lácteos, germen y salvado de trigo, cebolla, ajo, tomate verde, brócoli y levadura de cerveza. Es raro que se presente deficiencia de este mineral, pero cuando ocurre se produce dolor muscular.

Consulta a tu médico.

descarga este artículo en PDF