¡Haz clic aquí!
Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Jiotes, mucho más que manchas blancas

Viernes 14 de febrero del 2014, 09:39 am, última actualización.

 Las manchas blancas que aparecen en rostro y brazos de algunas personas —generalmente niños— son conocidas popularmente como jiotes; no deben su presencia a mala alimentación, ni se curan untando ajo, limón o crema de concha nacar, se trata de una afección más seria que requiere supervisión médica.

Jiotes-Manchas-Blancas-Rostro

Nuestra piel debe su color a una mezcla de varios factores, siendo el principal la cantidad y distribución de melanina —pigmento oscuro que se forma en los melanocitos (células diseminadas en todo el cuerpo)—, la cual a su vez puede verse estimulada por los rayos ultravioleta que el Sol irradia.

Ahora bien, cuando el color de la piel sufre alteraciones se denominan discromias, y son clasificadas por la cantidad de melanina que las caracteriza, por ejemplo, si aumenta se llaman melanosis o hipercromias, y si disminuyen son hipocromia o acromia (cuando definitivamente no hay pigmento).

Como melanosis podemos mencionar las pecas o el tono bronceado que se adquiere por la exposición al Sol, o bien el paño o melasma debido a cambios hormonales en el organismo femenino.

En el lado opuesto —baja o nula melanina— cabe destacar al vitiligo (leudodermia), el cual se caracteriza por destrucción de los melanocitos por causas desconocidas (las investigaciones al respecto más avanzadas lo relacionan con alteraciones nerviosas); si bien puede reconocerse por manchas blancas en cualquier parte del cuerpo y la cabeza, el tamaño de éstas puede ser muy variable.

En la misma categoría se ubica la pitiriasis alba, popularmente conocida en México como “jiotes”, la cual se identifica como manchas claras en la parte lateral de las mejillas y brazos, las cuales pueden presentarse en cualquier persona, pero eligen especialmente a niños de tez morena clara.

Se estima que 30% de los chicos con esta característica física padecen “jiotes”, y dado que su frecuencia es alta en medios socioeconómicos bajos de países latinoamericanos se le ha relacionado —erróneamente— con deficiente nutrición, falta de vitaminas y parásitos intestinales.

Y… ¿entonces qué son y qué causa los jiotes?

La pitiriasis alba no es un problema que derive en enfermedad crónica o que complique la salud, y aunque la Medicina no describe aun una causa determinante, parece ser que la exposición al Sol es un factor muy importante. Como se explicó con anterioridad, los rayos ultravioleta que el “astro rey” emite estimulan la producción de melanina, pero en ciertos casos —como sucede en los “jiotes”— algunas células se agrupan y forman placas en las que hay exceso de flora microbiana normal que impide la acción de los melanocitos y como reacción a la luz solar produce descamacion fina y, en ocasiones, comezón.

Las lesiones o manchas se localizan en cara y brazos, y miden de 0.5 a 2 cm o más, siendo irregulares o redondeadas y con bordes indefinidos, pudiendo permanecer durante meses o años, y desaparecer hasta la pubertad, edad en la cual se incrementa la secreción sebácea.

Debido a que las manifestaciones son muy evidentes, el médico puede identificarlas a simple vista y emprender el tratamiento a seguir. La primera indicación será no descuidar el aseo diario con agua y jabón (las partículas de polvo en el ambiente participan en la sensibilización a la flora normal de la piel), así como el uso de filtros cuando haya exposición al Sol; igualmente prescribirá cualquier crema emoliente para controlar la descamación.

En los casos extremos el procedimiento a seguir contempla el uso de cremas con vioformo y ácido salicílico al 3% durante varios meses, y para la repigmentación los especialistas médicos en la salud de la piel (dermatólogos) suelen recetar una preparación especial que conjuga alquitrán de hulla al 1% y yodoclorohidroxiquinoleina al 1%, en partes iguales de lanolina, glicerina, vaselina y óxido de zinc; el compuesto se aplica por las noches durante 6 a 8 semanas y el paciente debe protegerse de la luz solar.

¡Aguas con la pitiriasis alba!

Jiotes” es como se conoce a la pitiriasis alba en México, pero en otros países también se le llama pitiriasis simple, dartre volante e impétigo seco o furfuráceo, entre otros nombres. Ahora bien, debido a que resulta frecuente entre la población de escasos recursos, la automedicación es una práctica habitual, e incluso el hecho de aplicar remedios caseros, como ajo, limón, crema de concha nácar, jabones y pomadas preparadas sin respaldo científico, los cuales pueden complicar tanto las lesiones (al grado de generar dermatitis o infecciones) como el diagnóstico al momento de acudir al médico.

Lo que usted no debe descartar es que estas manchas blanquecinas no son síntoma de desnutrición, anemia o parásitos, como mucha gente cree; saludymedicinas.com.mx le recomienda —como siempre—, que al menor indicio acuda al especialista.

SyM - Lido Coronado

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Vitiligo y Otras Psicodermatosis

El vitiligo y sus mitos


Ver más...


Logo Comscore