Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Futbol americano: músculos, mente y disciplina

Jueves 27 de febrero del 2014, 09:52 am, última actualización.

Quienes practican futbol americano son hombres muy fuertes, capaces de producir una lesión al contrincante, pero también susceptibles de sufrir alguna. Sin embargo, se trata de extraordinaria disciplina para chicos y grandes, es decir, es un deporte en donde son muy importantes tanto músculos como mente.

Futbol americano: músculos, mente y disciplina

Si se quisiera explicar brevemente, se diría que en el futbol americano gana el equipo que anota más puntos que el contrario, pero si la intención es hacerlo de manera más detallada podría llevar cientos de líneas y tal vez no se llegaría a explicar todo lo que encierra este apasionante deporte.


De forma que sin llegar a ambos extremos trataremos de explicar en qué consiste su práctica, por qué es tan popular en México y cuáles son las lesiones más frecuentes; así que vayamos por partes.

¡A jugar!

El campo de juego es un rectángulo que tiene 100 yardas, es decir, 91.4 metros y 53.5 yardas (48.9 metros) de ancho. El conteo de yardas inicia en la cero o zona de anotación propia hasta llegar a la 50 o mitad de terreno, para continuar en orden descendiente hasta la yarda cero o zona de anotación del conjunto opuesto. A cada equipo le pertenece un lado del campo y éste es intercambiado por cada oponente al finalizar cada uno de los cuatro cuartos (tienen duración de 15 minutos) en que se divide el tiempo de juego (siendo el total 60 minutos).


El equipo que tiene en su poder el balón tratará de avanzarlo 10 yardas en sólo cuatro oportunidades, en las cuales el bando rival tendrá que impedir el recorrido. Si se consigue el objetivo, se brindan cuatro nuevas oportunidades para conseguir 10 yardas más y así sucesivamente hasta llegar a la zona de anotación, momento en el que se otorga una recompensa de seis puntos, es decir, habrá conseguido un touchdown.

El balón tiene forma ovalada y es fabricado con material sintético o piel. Su circunferencia es de 72.4 cms. en el eje más largo y 54 cms. en el lado más corto, y su peso va de 397 a 425 gramos. En realidad, las medidas descritas corresponden a la categoría mayor, pero se ajustan dependiendo de los jugadores (infantiles o juveniles).

Cuando el equipo tiene en su poder el balón cuenta con 11 jugadores ofensivos que intentarán anotar, en tanto que el opuesto tiene el mismo número de hombres para impedirlo, llamados defensivos. La ofensiva puede avanzar el balón ya sea corriendo o lanzándolo a un compañero, pero cuidando que el rival no se apodere de él, pues de suceder así la oportunidad de anotar pasaría a su poder, de manera que la defensiva tendría que dejar su lugar al equipo ofensivo de su escuadra, que intentará recorrer 10 yardas en cuatro oportunidades hasta que pueda conseguir la anotación. Es importante hacer hincapié en que si la ofensiva no consigue las 10 yardas para seguir avanzando, el balón pasará al conjunto oponente, el que iniciará su avance en el sitio en donde concluyó el del contrario.

Por otra parte, el touchdown no es la única forma en que se acumulan puntos, sino también mediante:

Punto extra. (vale 1 punto), y se consigue cuando el pateador golpea el balón desde la yarda 10 del campo contrario y lo hace pasar entre los dos postes que se encuentran dentro de la línea de gol del contrincante, jugada que se lleva a cabo después del touchdown.

Gol de campo. Tiene un valor de 3 puntos y es una patada similar a la anterior, sin que haya anotación previa, la cual se efectúa desde el sitio donde haya concluido el avance de la ofensiva; generalmente se lleva a cabo en la cuarta y última oportunidad.

Safety. Vale 2 puntos y se otorgan al equipo que defiende cuando logra detener el avance dentro de la zona de gol de la ofensiva.
Conversión de dos puntos. Después del touchdown, la ofensiva tiene la oportunidad de realizar otra anotación mediante jugada, para lo cual se renuncia a llevar a cabo el punto extra.

Disciplina y carácter

Deporte de constante contacto físico, es considerado por muchos padres de familia como no apto para sus hijos, apreciación que es respetable e igualmente discutible. Quienes son responsables del entrenamiento, a quienes técnicamente se les llama coaches, de categorías infantiles (entre 8 y 15 años de edad), enfatizan su labor en enseñar a los chicos los aspectos tácticos, de estrategia y los fundamentos del futbol americano, lo cual se complementa con ejercicios que ayuden al desarrollo de la coordinación motriz. A corto plazo, los niños aprenden a sociabilizar para conjuntar un equipo, teniendo como base la disciplina.


En tanto, en la categoría juvenil (entre 16 y 18 años) se perfilan los atletas que van a destacar o se van a estancar. Es en estas edades cuando la musculatura empieza a desarrollarse, por lo cual se hace mucho más énfasis en la preparación física, como el trabajo de pesas con ejercicios que no hagan presión sobre su columna vertebral, y llevando a cabo rutinas en las cuales se ejerciten los cuatro grupos musculares de mayor tamaño: piernas, espalda, pecho y abdomen.

Por supuesto que se ahonda en los aspectos táctico y técnico, así como en la mentalidad competitiva, al tiempo que se hace trabajo aeróbico, es decir, ejercicios que requieran gran cantidad de oxígeno (más del que somos capaces de respirar), como correr a baja y alta velocidad, complementado con el anaeróbico, como levantar pesas o ejercicios de fortaleza muscular.

Entre 18 y 24 años se juegan las categorías intermedia y mayor, siguiendo un programa de acondicionamiento físico elaborado por profesionales de esta disciplina y entrenadores especializados, pues de no cuidar este aspecto se presentarán lesiones frecuentes y graves. El objetivo es desarrollar futbolistas con masa muscular, fuerza, resistencia física y velocidad, con mentalidad 100% competitiva.

¡Que venga la camilla!

Las lesiones están a la orden del día en el futbol americano, y no sólo durante el encuentro, sino también en las sesiones de entrenamiento. Por ello, se utilizan protecciones especiales que al tiempo que cubren zonas específicas, permiten el libre movimiento; nos referimos al uso de cascos, hombreras, rodilleras, aditamentos bucales y más. A continuación las contusiones más frecuentes y la manera de superarlas:

Golpe de calor. También llamado hipertermia, refiere a serios transtornos en el organismo por alta temperatura corporal (superior a 40° C), debido a mala hidratación, exposición al Sol y esfuerzo excesivo, lo que llega a poner en riesgo la vida. Los principales síntomas son mareo, dolor de cabeza, fatiga y náuseas, y de no recibir atención oportuna pueden presentarse baja en la presión sanguínea, desmayos, pulso débil, pupilas dilatadas y palidez.

Calambre. El esfuerzo muscular excesivo más mala hidratación dan como resultado este tipo de lesión, la cual se explica como la contracción súbita de las fibras de uno o varios grupos musculares. El dolor que genera es intenso, pero se puede controlar si luego de interrumpir el ejercicio se procede a estirar el músculo y se le brinda masaje vigoroso para que la tensión desaparezca; también da buen resultado apretar con fuerza la zona afectada, tratando de no dañar o pellizcar la piel. A continuación, el músculo se debe poner en movimiento con suavidad, a fin de prevenir el resurgimiento del malestar, refrescando finalmente la región con agua fría; no es necesario tomar analgésico alguno ni aplicar pomadas o ungüentos.

Torcedura. Estiramiento de un músculo o tendón, causado por esfuerzo superior al normal, falta de calentamiento muscular o por correr sobre terreno con desniveles, baches, suelos duros o muy blandos. Produce dolor en la zona, inflamación, incapacidad de movimiento e incluso sensación de calor, para los cual se recomienda la aplicación de hielo (disminuye la hinchazón) y posteriormente antiinflamatorios, analgésicos y medicamentos de acción rubefaciente (tienen la propiedad de enrojecer la piel, provocando sensación de calor para disminuir las molestias), además de reposo.

Desgarre. Los tejidos se abren de manera violenta rompiendo considerable cantidad de fibras, debido al esfuerzo físico, por choques con el rival o por golpes con objetos (cascos o protectores), que bien pueden ser los zapatos deportivos. La lesión eleva la temperatura de la zona, el dolor es inmediato y la inflamación moderada; la recuperación tarda 1 a 2 meses en que los esfuerzos deberán ser mínimos, en tanto se indican analgésicos, antiinflamatorios y rubefacientes para que las molestias sean menores.

Esguince. Desgarre de un ligamento, es decir, del tejido que cubre las articulaciones, como consecuencia de movimientos circulares forzados, siendo los más comunes en la articulación del tobillo, que se inflama y toma aspecto deformante, por lo que se indica hielo, antiinflamatorios, análgésicos (para disminuir el dolor) y rubefacientes.

Tendinitis. Inflamación de un tendón (tejido mediante el cual los músculos se insertan en los huesos), causada por el desgarro de sus fibras. Suele ocurrir en el Tendón de Aquiles (talón), los tendones de los hombros, codos, muñeca y rodilla, siendo resultado de los movimientos bruscos que realizan. Esta lesión produce intenso dolor que suele requerir durante algunos días reposo, antiinflamatorios y analgésicos.

Fractura. Ruptura total o parcial de un hueso, producida por golpes o caídas muy fuertes o bien por contracción violenta de un músculo. Existen dos tipos: las cerradas, en las que el hueso se rompe y la piel permanece intacta, y aquellas en las que la herida está abierta y el hueso fracturado se desplaza hacia el exterior; cuando el hueso se rompe en varias fracciones puede tener ambos tipos de fracturas, siendo por ello considerada múltiple. El dolor que se presenta es excesivo, por lo que se indica no moverse ni tratar de colocar el hueso en su lugar, tampoco frotar la zona ni aplicar pomadas. Debe inmovilizarse el área lesionada, hasta que un médico reconozca la gravedad del problema; el mismo facultativo regularmente enyesará o entablillará la zona lesionada, pero de tratarse de fractura de costillas únicamente se vendará el tórax. La recuperación puede llevar varias semanas, en cuyo lapso se indicarán medicamentos que disminuirán las molestias.

Dislocación. Es el desplazamiento de un hueso de su posición normal en una articulación, siendo las zonas más frecuentes hombros, codos, muñecas, rodillas y vértebras. Es muy común en los jugadores de futbol americano y son resultado de fuerte golpe o contacto con el casco. Las dislocaciones suelen producir inflamación y deterioro del tejido, además de ser muy dolorosas, no obstante, debe procurarse colocar nuevamente el hueso en la articulación lo más pronto posible, pues el paso del tiempo provocará dolor más intenso y la hinchazón en la zona puede dificultar su reubicación. Durante el proceso de recuperación se indicarán antiinflamatorios y analgésicos, además de ejercicios de rehabilitación.

Esguince cervical. Generalmente provocado por golpes con el casco o flexión rápida y excesiva del cuello a consecuencia de una sacudida severa. Lo que se produce es que algunas fibras de músculos, tendones o tejidos estructurales se rompan o desgarren, produciendo inflamación y dolor que puede llegar a generar molestias en hombros, cabeza y espalda.

Cuando esta lesión es considerada leve requiere aplicación de compresas frías las primeras 48 ó 72 horas para disminuir la inflamación, reposo en cama y suspensión de ejercicio durante 2 a 3 semanas; pero si el caso es más severo, se requerirá el uso de collarín blando durante 3 ó 4 semanas, reiniciando la actividad muscular del cuello una vez que los síntomas se reduzcan; además, masajes para aliviar la tensión y ejercicios progresivos en cuello y brazos son obligatorios.

Conmoción. Es una alteración del estado de conciencia, con trastornos visuales o del equilibrio, como consecuencia de un impacto severo en la cabeza. Es común que el coach o alguno de sus asistentes haga preguntas al afectado (¿cómo te llamas?, ¿con qué número juegas? u otras), para valorar el grado de afectación. Si las respuestas demuestran que la conciencia se ha afectado, se recomendará reposo durante algunos minutos, y de continuar los síntomas se llevará a una valoración exhaustiva por parte de un neurólogo (especialista médico en el funcionamiento del cerebro), quien determinará el procedimiento a seguir. Ahora bien, el síndrome postconmocional consiste en la aparición de cefalea (especialmente tras el ejercicio físico), problemas de equilibrio, fatiga, irritabilidad y trastornos de la memoria y de la concentración, síntomas que pueden persistir varias semanas o incluso meses, lo que implicará la necesaria visita al neurólogo.

Problemas de rodilla. Muchas prometedoras carreras deportivas se han visto cortadas por lesiones en rodillas, en concreto en meniscos, es decir, los tejidos encargados de compactar el contacto ente fémur y tibia (huesos de las piernas), los cuales se afectan al realizar un giro veloz de la rodilla mientras se encuentra flexionada. El dolor provocado es intenso, hay limitación de la movilidad y la solución más efectiva para corregir este problema es la cirugía. Cuando se llegan a dañar, generalmente por torceduras o golpes directos, los ligamentos cruzados (elementos de la articulación que permiten el movimiento y que se ubican en la parte posterior de la rodilla), es común que haya dolor en la zona, inflamación, incapacidad de movimiento e incluso sensación de calor, para los cual se recomienda hielo, antiinflamatorios, analgésicos y rubefacientes, además de reposo, durante varias semanas.

Por las razones antes expuestas lo más indicado es que el futbol americano se practique con todo tipo el equipo de protección (cascos, hombreras, coderas, rodilleras y protector bucal, principalmente); sin embargo, son miles quienes juegan en la calle, improvisando utilería, medidas reglamentarias e incluso al balón, debido simplemente a la sensación de la adrenalina al tope por ser partícipe de un juego que combina contacto físico con agilidad mental.

SyM - Miguel Márquez y Raúl Serrano

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Vitiligo y Otras Psicodermatosis

El vitiligo y sus mitos


Ver más...


Entre 40 países, México ocupa el segundo lugar en casos de sobrepeso y obesidad, sólo detrás de Estados Unidos.

Logo Comscore