Talcos, aliados para el cuidado de la piel de la familia - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

15 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Talcos, aliados para la piel de la familia

Miércoles 21 de junio del 2017, 04:07 pm, última actualización.

Los talcos son finos polvos que se utilizan sobre la epidermis para evitar exceso de humedad, aromatizarla e incluso combatir algunos padecimientos; son útiles en distintas edades, y su uso debe ser prudente para no ocasionar problemas derivados de su inhalación.

Talcos, aliados para la piel de la familia
Talcos, aliados para la piel de la familia

El ser humano ha desarrollado productos que le ayuden a mejorar su apariencia, y casi sin darse cuenta ha creado un arsenal de artículos que, ahora con el apoyo de la ciencia, permiten la eliminación de microorganismos dañinos como bacterias y hongos responsables de desagradables infecciones en piel, cabello y uñas.

Así, podemos hablar de importantes productos como shampoos, jabones, soluciones limpiadoras y cremas humectantes, nutritivas o exfoliantes que han sido desarrollados por las industrias cosmetológica y farmacéutica para ayudar a que la higiene personal sea óptima, realzando y protegiendo los atributos externos del ser humano.

En particular, los polvos corporales o talcos han sido creados para absorber el exceso de humedad de la piel, formar una capa protectora sobre la epidermis, actuar como desodorantes e incluso para ayudar en el combate de infecciones ocasionadas por hongos (tiñas), amén de que son un vehículo para dejar impregnada sutil fragancia tanto en adultos como en bebés.

Químicamente hablando, el talco o esteatita (filosilicato de magnesio) es un compuesto que se encuentra de manera natural formando piedras cuya estructura asemeja delgadas láminas de color blanco; está formado por sustancias como magnesio, silicio, oxígeno e hidrógeno, y posee textura sumamente blanda que absorbe la humedad.

Es fácil reducir la esteatita a polvo, mismo que al ser tocado parece untarse sobre la piel. Se llega a utilizar como lubricante en maquinarias, así como para abrillantar cuero, madera y algunos metales; también se integra a fibras vegetales para fabricar papel, y mezclado con otros minerales puede emplearse en cerámica. Por supuesto, uno de sus principales usos es en medicinas y artículos de tocador.

Se conoce a estos productos genéricamente como talcos debido a que la gran mayoría de ellos utilizan a este mineral como base para su elaboración, pues tiene la capacidad para mezclarse con perfumes, sustancias antisépticas o medicamentos y ayudarlos a esparcirse sobre la piel sin formar grumos.

Sin embargo, en la actualidad se elaboran polvos corporales en los que este mineral es sustituido por almidón de maíz, pero debido a que su textura y usos en el arreglo personal son muy similares, también reciben el nombre genérico de talcos.

Desde temprana edad

Es costumbre generalizada emplear talco para la piel del bebé con el cual se mentiene libre de humedad, fresca y con delicada fragancia; empero, varios especialistas llaman la atención sobre el mal uso que se realiza de este artículo, ya que el desconocimiento hace que los padres exageren en su aplicación y generen molestias en el niño por inhalar el polvo.

Lo más recomendable es que los padres hablen con el pediatra para conocer el buen uso del producto, aunque en términos generales podemos adelantar que el especialista sugerirá algunas medidas que impidan la entrada del talco en nariz, boca y ojos del pequeño, a fin de evitar irritación e incluso ahogamiento:

  • No aplicar el talco directamente en el niño; es mejor que los padres pongan primero un poco de polvo en su mano y luego lo froten con suavidad sobre la piel del pequeño.
  • Emplearlo sólo en la parte inferior del cuerpo del niño, concretamente debajo de la cintura del pequeño.
  • No agitar el envase antes de aplicar el talco para evitar que el polvo salga disperso.
  • Mantener el envase fuera del alcance del bebé; no se debe permitir que el pequeño juegue con el talco mientras se le cambia el pañal.
  • Después de aplicarlo, deben sacudirse las manos lejos de la cara del bebé.

Otra norma para el buen uso consiste en que, después del baño diario o del cambio de pañal, se seque perfectamente la piel del pequeño, sobre todo en los pliegues que se forman en las piernas, para que el talco no se mezcle con gotas de agua y genere irritación. Asimismo, se recomienda revisar la fecha de caducidad impresa en la etiqueta para garantizar el buen estado del producto y eliminar los envases viejos que se tengan en casa. También se sugiere dejar de emplear este polvo corporal cuando la piel del niño luzca irritada, enrojecida o con granitos, ya que puede empeorar su estado.

Por último, cabe mencionar que en fechas recientes se ha presentado en el mercado innovador producto, talco líquido. Se trata de una loción que se deshace en la piel, hidratándola y suavizándola, para luego transformarse en ligero polvo que absorbe el exceso de humedad. Ayuda a evitar irritaciones, especialmente en los pequeños pliegues de la piel, y no hay peligro de que sea inhalado.

Agradable aroma

La popularidad de los talcos en la población adulta radica en que ofrecen protección desodorante, principalmente en la zona de las axilas y pies. Esta acción se debe no sólo a las cualidades secantes del mineral, sino a que este producto se mezcla con sustancias que combaten directamente a las bacterias, como cloruro de benzalconio, triclosán o caléndula, así como otras que repelen o absorben la humedad, como óxido de zinc, bicarbonato de sodio y almidón de maíz.

El resultado son polvos que previenen y alivian las irritaciones causadas por el calor y el sudor, debido a que tienen la capacidad de adherirse a la superficie cutánea y formar fina capa o película protectora que aísla los factores externos que pudieran dañarla. Además, casi todos se encuentran perfumados, ofreciendo sensación de limpieza y frescura.

Los talcos tienen especial importancia para la mujer, debido a que su textura brinda propiedades lubricantes, es decir, evitan pequeñas irritaciones ocasionadas por el constante roce de la piel con las prendas de vestir. Amén de esto, son excelente recurso para la epidermis que sufre exceso de grasa, gracias a su poder absorbente.

Por otra parte, los polvos corporales son también de gran utilidad para los deportistas, ya que sirven para erradicar el mal olor en los pies debido a sudor excesivo, acumulación de células muertas, presencia de bacterias y nula ventilación del zapato tenis. De este modo, previene la aparición de problemas como tiña, también conocida como "pie de atleta".

Polvos medicinales

Precisamente, una de las infecciones por hongos más comunes ocurre en los pies, y suele aparecer por falta de higiene, frecuentar baños públicos, albercas o clubes, así como por exceso de humedad que no puede eliminarse debido al uso de calzado cerrado o de plástico.

Los síntomas característicos de este padecimiento son ardor, comezón, mal olor y despellejamiento local, y para combatirlo se recurre a un tratamiento que incluye el uso de pomadas de aplicación directa, dos veces al día durante 2 a 4 semanas, y de talcos especialmente formulados, los cuales se emplean sobre la piel y en el interior de los zapatos.

Estos polvos tienen doble función, ya que permiten controlar el exceso de humedad a la vez que cuentan con compuestos antimicóticos, es decir, aquellos que impiden la reproducción de los microorganismos invasores, tales como ketoconazol, miconazol o clotrimazol.

El tratamiento debe combinar ambos medicamentos porque los hongos pueden ser muy resistentes y difíciles de erradicar; de hecho, si la atención no es continua se corre el riesgo de que los agentes infecciosos no mueran en su totalidad y se vuelva a presentar el padecimiento.

Por ello, además de la aplicación puntual de los medicamentos se deben seguir algunas medidas higiénicas:

  • Mantener la piel de los pies limpia y seca, especialmente entre los dedos.
  • Utilizar calcetines de algodón, que absorben más la humedad.
  • Ventilar los pies y, de ser posible, cambiar los calcetines dos veces al día.
  • Emplear más de tres pares de zapatos a la semana para que el calzado se ventile.
  • Usar toalla especial para los pies y no compartirla.

Si los síntomas continúan después de dos semanas de tratamiento, lo adecuado es visitar al médico (dermatólogo), ya que puede tratarse de una infección más agresiva que requerirá otras medidas.

Sólo queda acotar que el uso de cualquier polvo corporal deberá suspenderse en caso de que se presente enrojecimiento, irritación e inflamación en la piel (dermatitis), y que se debe acudir al dermatólogo a la brevedad para evaluar el problema.

También hay que recordar que estos productos deben mantenerse lejos del alcance de los niños a fin de evitar que lo ingieran o respiren. El uso de talcos puede ser de gran utilidad para la salud de nuestra piel, pero es también un producto que siempre requerirá moderación para evitar hechos lamentables.

SyM - Israel Cortés

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Vitiligo y Otras Psicodermatosis

El vitiligo y sus mitos


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore