Masaje ayurvédico, para llevar un estilo de vida saludable - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

19 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Masaje ayurvédico, más vida y conocimiento

Miércoles 12 de abril del 2017, 01:39 pm, última actualización.

El ayurveda es un antiguo arte curativo que procede de la India y que, debido a su efectividad, goza del reconocimiento de la Organización Mundial de la Salud. Entre sus propuestas se encuentra el cambio global de hábitos y rutinas, meditación, uso de plantas y la realización de masajes que garantizan relajación y equilibrio mental.

Masaje ayurvédico, más vida y conocimiento
Masaje ayurvédico, más vida y conocimiento

Se practica desde hace más de 5,000 años y su nombre, en lenguaje sánscrito, procede de los vocablos ayur (vida) y veda (conocimiento), por lo que se dice que su significado es: “la ciencia de la vida larga y feliz”. Asimismo, no es sólo un método que permita eliminar o prevenir enfermedades y tensión, sino que se trata de un sistema integral que permite promocionar un estilo de vida saludable.

Estas razones fundamentales han hecho que la Medicina ayurveda goce de gran popularidad en años recientes, sin olvidar que, por su concepción y metodología, puede incorporarse sin problemas a la vida de la mujer y el hombre contemporáneos, además de que se puede integrar con las ideas de la Medicina moderna, complementando sus valiosos aportes y soluciones.

El relato del nacimiento de esta disciplina está lleno de magia y belleza. Se dice que hace milenios, un grupo de 52 rishis o sabios se encontraban descorazonados por el sufrimiento de la humanidad y notaron que las constantes ocupaciones impedían a la gente descansar, reponerse de sus enfermedades y dedicar tiempo a su desarrollo espiritual. Por ello, viajaron al pie del Himalaya en busca de una forma de ayudar al mundo entero a limpiar sus enfermedades.

Los rishis meditaron juntos, y al entrar en trance mediante esta práctica adquirieron los conocimientos que fueron reunidos por escrito bajo el nombre de ayurveda. El texto principal, conocido como Charaka samhita, se considera que es de tipo sagrado, y se dice que a pesar de que fue escrito siglos antes de la invención del microscopio, explica que el cuerpo está formado por células y habla de la existencia de 20 microorganismos que pueden ocasionar enfermedades.

Cierto o no, todos los seres humanos podemos gozar de sus beneficios y de técnicas concretas que pueden mejorar nuestra calidad de vida, como los vivificantes masajes.

Tres fuerzas, tres personalidades

De acuerdo con la teoría ayurvédica, la principal causa de la enfermedad es el desequilibrio entre los doshas, que son tres formas de energía que posee el ser humano y que afectan todos sus aspectos vitales. Está claro que cada persona tiene mayor presencia de una de ellas, pero también que cuando sucede una desarmonía muy marcada termina por manifestarse con padecimientos que surgen de forma lenta o repentina.

De acuerdo con el libro Los secretos del ayurveda, escrito por Gopi Warrier, Harish Verma y Karen Sullivan, las características de los doshas son las siguientes:

Vata. Significa “moverse” o “entusiasmarse”, por lo que esta fuerza es la responsable de los movimientos físicos y la actividad mental, además de que rige a la estructura ósea y la circulación. Las personas en quienes predomina vata suelen ser delgadas, de rostro angulado y alargado, ojos pequeños, dientes irregulares y labios finos. Son, además, personas activas, con una dentadura pobre, que se muerden las uñas, tienen mala memoria y hábitos alimenticios irregulares.

Cuando una persona vata está en equilibrio se muestra entusiasta, concentrada y positiva; en cambio, las señales de que algo anda mal son: piel áspera, uñas frágiles y rugosas, lengua seca, tez grisácea, estreñimiento, tos fuerte, ojos y labios secos, depresión, fatiga, enfermedades respiratorias, insomnio, ansiedad, mareo, presión arterial alta, dolores musculares, calambres, pérdida de peso y problemas estomacales.

Pita o Pitta. Quiere decir “calentar” o “quemar”, y es la energía responsable de todas las actividades bioquímicas, incluida la producción de la temperatura corporal. Cuando ésta predomina da lugar a gente de tez clara y pecosa, con cara en forma de corazón, nariz fina, ojos pálidos y a veces dientes amarillentos; en cuanto a su carácter, son capaces de cambiar o transformar las cosas con facilidad, aunque también pueden ser de mal carácter y juicios apresurados, además de que tienen hambre con frecuencia.

Un pita saludable alcanza gran capacidad intelectual, creatividad y éxito, pero al perder la armonía presenta sudoración abundante, mal aliento, problemas para dormir, mala digestión, hígado débil, deficiencias hormonales, acidez estomacal, enfermedades de la piel, hambre excesiva, tez amarillenta e irritación intestinal.

Kafa o Kapha. En sánscrito significa “abrazar” o “mantener unido”, y hace referencia a la fuerza que es fuente de resistencia y que regula la constitución global del cuerpo. Un individuo en el que predomina esta tendencia puede tener cutis grasoso, pelo grueso y ondulado, ojos obscuros y complexión fuerte; no le gustan los cambios y avanza por inercia, de modo que necesita estímulos para evitar el aburrimiento. Aunque fuertes, no les gusta el ejercicio y tienden a subir de peso.

En armonía, los kafa son estupendos amigos, pacientes, comprensivos, valientes, intuitivos y estables, pero cuando están en desequilibrio presentan tez pálida, sensibilidad al frío, sobrepeso, exceso de sueño, problemas respiratorios, alergia, depresión, granitos en la piel, celos, baja actividad sexual y apatía.

De acuerdo con este pensamiento, la falta de armonía en una persona proviene de distintos frentes: malos hábitos, horarios inadecuados, tensión excesiva y alimentación poco conveniente de acuerdo con el dosha . Es por ello que la medicina ayurveda echa mano de recursos variados que contrarresten el malestar, como el panchakarma o programa de desintoxicación, dietas especiales, fitoterapia o curación con plantas, y masajes en seco o con aceites, que veremos a continuación.

Amplia variedad

El tratamiento de masajes que propone la medicina ayurveda puede iniciar con el purvakarma, práctica en la que se incluyen aplicación de aceites corporales (snehana) y baños de vapor (swedana) que ayudan a eliminar toxinas y a preparar al cuerpo para recibir un tratamiento global y más profundo. La realización de esta actividad es opcional para quienes sólo desean disfrutar de un masaje (como ocurre en un spa o retiro) y no piensan adentrarse en esta disciplina.

Entrando en materia, cabe indicar que el masaje ayurvédico con aceites de hierbas se ha puesto de moda en Occidente; en él se recurre a combinaciones formuladas por especialistas, las cuales permiten curar problemas que se derivan de tensión, estrés, mala alimentación y posiciones corporales inadecuadas, principalmente. También, dicen los seguidores de este método complementario, contribuyen a reducir los efectos del envejecimiento.

Existen cuatro tipos de masaje ayurvédico:

  • Abhyanga. Es para todo el cuerpo, se da con diferentes aceites, dependiendo de la constitución del cuerpo y la mente, y se realiza con una combinación de estilos: amasando, golpeando, frotando, tocando, sacudiendo, moviendo y apretando. Se da antes de un baño de vapor con hierbas y se le atribuye efecto rejuvenecedor en general. Sirve contra fatiga, estrés y dolores musculares y de huesos.
  • Pizzichil. Se deja gotear aceite constantemente sobre el cuerpo mediante paños empapados en dicha sustancia medicinal. Normalmente se requieren cuatro masajistas, dos para estrujar el aceite de los paños sobre el paciente y dos para dar masaje. Se receta para casos de parálisis, enfermedades neuromotrices, esclerosis múltiple, reumatismo y miopatías.
  • Chavutti thirumal. Se trata de una técnica muy peculiar en la que un masajista se “cuelga” del techo y aplica masaje con la planta de los pies, mientras otros derraman aceite sobre el paciente. Se recomienda en dolores musculares y óseos, fatiga crónica y enfermedades nerviosas.
  • Dhara. Consiste en aplicar líquidos, como aceites, leche de vaca, agua de coco o extractos de hierbas sobre el cuerpo. Aconsejado en casos de problemas psicosomáticos.

Además de esto, el ayurveda propone a sus practicantes más avanzados la realización de automasaje para potenciar el flujo de energía corporal, liberar toxinas y residuos, así como hacer un mejor manejo de emociones y tensión nerviosa. Ésta actividad se puede realizar en seco, mediante el uso de guantes de seda especiales, y dura entre 4 y 5 minutos; es mejor hacerlo por la mañana y, al concluir, bañarse con agua caliente.

Los masajes en la intimidad también pueden realizarse con aceite, aunque se debe aclarar que el tipo de fluido a utilizar dependerá de dosha de cada persona:

  • Los vata deben utilizar aceites calmantes como el de ajonjolí, oliva, almendra, germen de trigo o ricino.
  • A los pita se les recomiendan aceites refrescantes: coco, sándalo, semillas de calabaza, almendra y girasol.
  • Por su parte, los capa necesitan aceites cálidos, como son los de cártamo, mostaza y maíz.

Se dice que los vata deben masajearse con aceite una vez al día, preferentemente como parte de su rutina matinal, mientras los kafa y pita pueden hacerlo 2 a 3 veces por semana. En términos generales, el masaje consiste en aplicar presión y friccionar puntos localizados en todo el cuerpo, iniciando por la cabeza y concluyendo en la planta de los pies; se debe dejar el aceite en el cuerpo entre 15 y 35 minutos, y después debe darse un baño caliente con vapor de hierbas por 20 o 40 minutos.

En resumen, los seguidores de los masajes ayurvédicos aseguran que los principales beneficios que se obtienen mediante estas técnicas son:

  • Fortalecer nervios, músculos y huesos.
  • Mejorar la circulación.
  • Regular al aparato digestivo.
  • Reducir los efectos del envejecimiento.
  • Eliminar la fatiga.
  • Estimular al sistema inmunológico.
  • Inducir a dormir bien.
  • Disminuir estrés.

Finalmente, resta hacer la recomendación de que busques a un experto para la realización y aprendizaje de estas técnicas. Si no sabes cómo localizarlo, solicita información en organismos como el Instituto Mexicano de Yoga, donde se realizan cursos sobre este apasionante tema.

Asimismo, cabe señalar que algunos expertos indican que el masaje ayurvédico está contraindicado para algunas personas con problemas circulatorios y mujeres embarazadas, además de que no debe realizarse durante los tres primeros días de la menstruación.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Vitiligo y Otras Psicodermatosis

El vitiligo y sus mitos


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore