¿Cómo se usa el betacaroteno? Beneficios de la vitamina A - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Principios Activos
Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Betacaroteno (vitamina A)

Pigmento del grupo carotenoide (pigmentos orgánicos presentes en vegetales) que tienen función antioxidante (que protege o retrasa algunos tipos de daños a las células), y precursor de la vitamina A, es decir, una vez ingerido, se transforma en el hígado e intestino delgado en esta vitamina. A su vez, asiste en funciones como producción de anticuerpos, crecimiento óseo, regulación del crecimiento, función ovárica y testicular, así como la buena visión.

Las fuentes principales de betacaroteno son verduras naranjas, verdes y amarillas como camote, espinaca, zanahoria, calabaza y albaricoques. Aunque también está disponible en suplementos alimenticios, a menudo sintetizados o derivados de aceites de palma, algas u hongos.

Como suplemento es utilizado en una gran variedad de condiciones, como malabsorción de grasa (esteatorrea), fiebre crónica, alteraciones de las vías biliares (insuficiencia hepática, cirrosis, ictericia obstructiva), infecciones prolongadas, síndromes de malabsorción asociados con insuficiencia pancreática (enfermedad pancreática y fibrosis quística) y deficiencia severa de proteínas.

No obstante, se requieren más investigaciones para comprobar su eficacia en el tratamiento de algunas de estas condiciones, así como en su uso para minimizar los síntomas del asma, la prevención de ciertos cánceres, enfermedades cardiacas, en el tratamiento del VIH, degeneración macular senil, y enfermedades dermatológicas como psoriasis y vitiligo, entre otros padecimientos.

Algunas personas con piel sensible al sol, incluyendo aquellas con una enfermedad hereditaria llamada protoporfiria eritropoietica (PPE), usan betacaroteno para disminuir el riesgo de quemaduras solares.

Se metaboliza principalmente en el intestino y una gran cantidad se absorbe sin alteraciones en la grasa de depósito, glándulas adrenales y ovarios. Mientras que una pequeña cantidad se convierte en vitamina A en el hígado. Su principal ruta de eliminación es la excreción fecal.

¿Cómo se usa el betacaroteno?

La ingesta diaria recomendada de betacaroteno no ha sido establecida del todo, ya que no se han realizado investigaciones concluyentes al respecto.

No obstante, diversas autoridades de salud (Asociación Americana del Corazón, Sociedad Americana del Cáncer, Instituto Mundial de Investigación del Cáncer y la Agencia Internacional para Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud) recomiendan obtener el betacaroteno de los alimentos y no de suplementos, por lo menos hasta que las investigaciones demuestran si éstos ofrecen el mismo beneficio. Comer cinco porciones al día de frutas y verduras provee 6-8 mg de betacaroteno.

Los suplementos de betacaroteno están disponibles en forma a base de agua y a base de aceite, que son mejor absorbidos y se sugiere emplearlos vía oral de la siguiente manera:

Niños

La dosis en niños menores de 12 años puede ser 30 a 150 mg por día dependiendo del padecimiento. Se debe vaciar el contenido de las cápsulas de betacaroteno en jugo de naranja o tomate para facilitar la administración.

Adultos

La dosis en adultos se ajusta de acuerdo al padecimiento, la severidad de los síntomas y la respuesta del paciente. Pueden alcanzar hasta 360 mg diarios; en algunos casos se requieren varias semanas de terapia para acumular suficiente cantidad de betacaroteno y pueda realizar su efecto.

Estos suplementos vitamínicos no eliminan la necesidad de una dieta equilibrada. De hecho, consumir esta vitamina con alimentos puede generar mejores resultados.

Efectos secundarios del betacaroteno

El betacaroteno es muy seguro para adultos y niños cuando se toma por vía oral en cantidades adecuadas para ciertas condiciones médicas específicas. Sin embargo, no se recomiendan los suplementos de betacaroteno para uso general.

Algunos pacientes presentan ocasionalmente posibles efectos secundarios del betacaroteno como:

  • Reacciones alérgicas (erupción cutánea, picazón o urticarias, hinchazón de la cara, labios o lengua).
  • Problemas respiratorios.
  • Dolor u opresión en el pecho.
  • Dolores articulares.
  • Mareos.
  • Sangrado o magulladuras inusuales.
  • Diarrea.
  • Color amarillento en las palmas de las manos, plantas de los pies y cara (usualmente desaparece 1 ó 2 semanas después de suspender el consumo).

Puede interactuar con:

  • Medicamentos para disminuir el colesterol: el betacaroteno podría disminuir la eficacia de estos fármacos.
  • Sustitutos de grasas: sustancias como olestra disminuyen la concentración de betacaroteno en la sangre.
  • Suplementos de vitamina A: para el tratamiento de deficiencia de vitamina A se debe administrar sólo esta vitamina, no es necesario consumir más betacaroteno.

Además, no se recomienda su uso en:

  • Fumadores: puede aumentar el riesgo de cáncer de colon, pulmón y próstata.
  • Personas que se expusieron a asbestos: puede aumentar el riesgo de cáncer.
  • Pacientes con angioplastia: las propiedades antioxidantes del betacaroteno pueden interferir con el proceso de curación.

Aunque no se han observado efectos sobre el feto, sólo se considera su uso durante el embarazo si el beneficio justifica el riesgo potencial. Asimismo, se desconoce si es excretado por la leche materna, por lo que se debe tener precaución durante la lactancia.

¿Cuándo llamar a un médico?

Se debe consultar a un profesional de la salud antes de iniciar un tratamiento con betacaroteno, puesto que puede provocar efectos no deseados que requieran atención médica. Estos efectos pueden desaparecer a medida que el cuerpo se adapta al tratamiento, pero si se presenta diarrea, mareo, dolor en las articulaciones y sangrado o moretones inusuales es importante acudir al médico.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.


Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore