Bromhexina ¿Cómo se usa, para qué sirve y cómo se administra? - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

12 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Principios Activos
Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Bromhexina

Mucolítico y expectorante derivado sintéticamente de la vasicina, sustancia activa proveniente de la planta Justicia adhatoda. Disuelve la mucosidad pegajosa acumulada en vías respiratorias, promueve la disminución de la viscosidad de las secreciones bronquiales y activa la expectoración facilitando la expulsión de flemas en casos de irritaciones menores de los bronquios y garganta, como catarro gripa.

El efecto de la bromhexina contribuye a que los cilios (diminutos pelos que se encuentran a lo largo del tracto respiratorio) transporten la flema de los pulmones para aliviar la tos. Por esta razón, se añade a menudo a algunos jarabes para la tos.

Es utilizada en el tratamiento de afecciones bronquiales agudas o crónicas que se caracterizan por secreciones bronquiales viscosas, tos y expectoración, tales como traqueobronquitis (inflamación de la mucosa de la tráquea y bronquios); bronquitis enfisematosa (enfermedad pulmonar lenta y progresiva causada por obstrucción de las vías aéreas); neumoconiosis (enfermedad pulmonar producida por la inhalación de polvo), bronquiectasias (ensanchamiento de las vías respiratorias mayores de los pulmones) y bronquitis espástica (inflamación y estrechamiento de los bronquios), entre otras.

En la administración por vía oral se absorbe a través del tracto gastrointestinal, alcanzado una concentración máxima en sangre al cabo de 1 hora, con una vida media de absorción de 24 minutos. Al administrarse junto a alimentos aumentan las concentraciones de bromhexina en sangre.

Se metaboliza en el hígado y en el plasma; la mayor parte de la dosis administrada se elimina por vía renal, mientras que escasas cantidades se eliminan por las heces.

¿Cómo se usa la bromhexina?

Las presentaciones de bromhexina son diversas y adaptadas a las necesidades del paciente, como jarabes de alta intensidad (8 mg a 5 ml) o de baja intensidad (4 mg a 5 ml), comprimidos solubles y tabletas para la tos (ambos de 8 mg) y solución para uso oral 10 mg /5 ml. Las dosis varían según la edad y peso, pero hay productos para todos los grupos de edad:

Vía oral. Jarabe de bromhexina: adultos y niños mayores de 10 años deben tomar 10 ml (1 cucharada) cada 8 horas. Niños de 5 a 10 años deben ingerir 5 a 10 ml (1 a 2 cucharaditas) cada 8 horas. Por último, menores de 5 años y lactantes pueden tomar 1.25 a 2.5 ml (1/4 a ½ cucharadita) cada 8 horas.

Tabletas de bromhexina: adultos y niños mayores de 12 años deben ingerir 8 mg (1 tableta) 2 veces al día. Mientras que niños de 6 a 12 años deben tomar 4 mg (½ tableta) 3 veces al día. Finalmente, infantes de 2 a 6 años pueden ingerir 4 mg (½ tableta) 2 veces al día.

Solución oral de bromhexina: la dosis para adultos y niños mayores de 10 años es de 10 ml cada 8 horas; en cambio, para pequeños de 6 a 10 años, es de 5 ml cada 8 horas.

Vía inhalatoria. Se emplea un aparato de aerosol de bromhexina que en adultos se suelen aplicar dos inhalaciones diarias de 2 ml cada vez; en niños se utilizan dos inhalaciones al día de 1 ml (15 gotas) en cada ocasión; y en lactantes dos inhalaciones diarias con 0.5 ml (7 gotas) cada toma.

Vía parenteral. La administración de ampolletas de bromhexina se recomienda para el tratamiento y prevención de casos graves de complicación respiratoria, así como antes y después de intervenciones quirúrgicas causadas por trastornos por transporte mucoso y secreciones mucosas. Se administra 1 ampolleta cada 8 a 12 horas por vía intravenosa lenta (la inyección debe durar 2 a 3 minutos).

Efectos secundarios de la bromhexina

Esta sustancia se tolera adecuadamente en la mayoría de los casos, por lo que puede administrarse durante periodos largos. Los efectos secundarios de la bromhexina son inusuales; no obstante, pueden presentarse:

  • Molestias gástricas moderadas.
  • Náuseas.
  • Vómito.
  • Reacciones secundarias como salpullido, broncoespasmo, angioedema (hinchazón similar a la urticaria, pero que se presenta bajo la piel en lugar de darse en la superficie) y anafilaxia (reacción alérgica grave en todo el cuerpo).

Es preciso advertir a los pacientes que durante el tratamiento es de esperar un aumento de las secreciones bronquiales. Se debe tener presente que la depuración de bromhexina y sus metabolitos pueden disminuir en pacientes con insuficiencia hepática o renal severa.

No debe ingerirse durante los primeros tres meses de embarazo, ya que atraviesa la barrera placentaria. Tampoco se recomienda en madres lactando, porque la bromhexina es secretada en la leche materna. Por otra parte, se debe usar con precaución en pacientes con antecedentes de úlcera péptica activa.

¿Cuándo llamar a un médico?

Se debe buscar atención médica de inmediato y descontinuar el tratamiento si se presentan lesiones en mucosas o piel, así como alguno de los efectos adversos de la bromhexina. En especial si se presentan lesiones severas en la piel, que pueden ser signos del síndrome de Stevens-Johnson o del síndrome de Lyell, que se han reportado en raros casos.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.


Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore