Clorfenamina contra reacciones alérgicas - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Principios Activos
Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Clorfenamina

El principio activo clorfenamina, está incluido en el grupo de los medicamentos antihistamínicos (reducen la liberación de sustancias causantes de reacciones alérgicas). Este tipo de sustancias contrarresta el efecto de la histamina, que es un mediador químico que se libera de determinadas células durante las reacciones alérgicas.

¿Para qué sirve la clorfenamina?

Está indicada en el tratamiento de los síntomas de diversas reacciones de carácter alérgico y otras producidas por un mecanismo similar, por ejemplo:

  • Rinitis alérgica, tanto la forma estacional, producida por pólenes, como la rinitis de tipo perenne (fiebre del heno) que causan síntomas en todas las estaciones.
  • Alergia alimentaria.
  • Conjuntivitis alérgica.
  • Enfermedades de la piel que cursan con picor, como el eczema atópico o el de contacto.
  • Síntomas cutáneos de alergia leve no complicada, como la urticaria y otras erupciones alérgicas en la piel.
  • Reacciones producidas por medicamentos o vacunas.
  • Picaduras de insectos.
  • En caso de alergia grave, como anafilaxia, la clorfenamina está indicada después de la fase aguda, tras estabilizar al paciente mediante las medidas urgentes adecuadas.

 ¿Cómo se usa la clorfenamina?

La clorfenamina se utiliza por vía oral, subcutánea, intramuscular o intravenosa para prevención y tratamiento de la conjuntivitis alérgica, rinitis, fiebre del heno, síntomas del resfriado común y otros síntomas alérgicos.

Administración oral (comprimidos o jarabes):

  • Niños de 2 a 5 años: las dosis recomendadas son de 1 mg cada 4 a 6 horas hasta un máximo de 6 mg al día (mg/día).
  • Niños de 6 a 12 años: las dosis recomendadas son de 2 mg cada 4 a 6 horas hasta un máximo de 12 mg/día.
  • Adolescentes y adultos: las dosis recomendadas son de 4 mg cada 4 a 6 horas hasta un máximo de 24 mg/día.

 Administración intramuscular, intravenosa o subcutánea:

  • Niños: consulta con tu médico la dosis adecuada.
  • Adolescentes y adultos: 10 a 20 mg (intramuscular, intravenosa o subcutánea) en una dosis única, con un máximo de 40 mg/24 horas.

 Para tratamiento de la anafilaxia (conjuntamente con epinefrina), la administración es intravenosa y debe ser indicada por el médico. No se aconsejan las administraciones subcutánea o intramuscular debido a que la absorción por estas vías es afectada por la reacción anafiláctica.

La clorfenamina atraviesa la barrera placentaria, por lo que su uso durante el embarazo no es recomendado. En la leche materna se excretan pequeñas cantidades de antihistamínicos como clorfenamina, existiendo el riesgo de que se produzca en los niños efectos adversos como excitación no habitual.

Efectos secundarios de la clorfenamina

  • Sedación (puede oscilar desde una leve somnolencia a un sueño profundo).
  • Dolor de cabeza.
  • Incapacidad para concentrarse.
  • Presión arterial baja.
  • Irritabilidad.
  • Cansancio o debilidad inusual.
  • Incoordinación de movimientos.
  • Confusión (especialmente en adultos mayores).
  • Opresión en el pecho.
  • Visión borrosa.
  • Mareos.
  • Trastornos gastrointestinales como diarrea, dolor de estómago, boca seca, malestar abdominal, pérdida de apetito, indigestión.
  • Palpitaciones.
  • Zumbido de oídos.
  • Pesadillas.
  • Excitación (especialmente en niños).
  • Dificultad para orinar.
  • Arritmias (ritmo cardiaco irregular).
  • Temblores.

¿Cuándo llamar al médico?

Antes de usar cualquier medicamento, es necesario consultar al médico para que determine la dosis adecuada para el paciente, con base en su cuadro clínico particular.

Ante la presencia de efectos adversos de la clorfenamina se debe consultar inmediatamente al médico.

También será necesario consultar al profesional de la salud si los síntomas no mejoran o empeoran durante el tratamiento con clorfenamina.

El tratamiento de los signos y síntomas de sobredosis debe ser sintomático y coadyuvante. Para controlar las convulsiones pueden administrarse barbitúricos de corta duración como diazepam. No deben emplearse estimulantes (agentes analépticos). La hiperpirexia (fiebre muy elevada) especialmente en niños, puede requerir tratamiento con baños de esponja con agua tibia o mantas hipertérmicas. La hipotensión (presión baja) puede tratarse con vasopresores (medicamentos que suben la presión). En caso de apnea (suspensión transitoria de la respiración), aplicar respiración asistida.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.

 


Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore