Clotrimazol

Clotrimazol, medicamento antimicótico

El clotrimazol es medicamento antimicótico o antifúngico, es decir, provoca la muerte de hongos, por tanto, es útil en el tratamiento de micosis o infecciones causadas por estos microorganismos.

La manera en que este principio activo combate los hongos es uniéndose a las paredes de sus células, con lo que les impide "fabricar" un compuesto llamado ergosterol, el cual les es indispensable para permanecer en perfecto estado.

¿Cómo se usa el clotrimazol?

Los medicamentos con clotrimazol se utilizan para tratar infecciones por hongos en vagina, boca y piel, como pie de atleta (tiña de pies), tiña crural o inguinal, y tiña corporal; asimismo, pueden usarse para prevenir candidiasis (infección fúngica o micosis) oral en ciertos pacientes.

Clotrimazol puede encontrarse en distintas presentaciones:

  • Tabletas o pastillas.
  • Tabletas o comprimidos vaginales.
  • Crema u óvulos vaginales.
  • Crema, loción o solución.

Por lo general, el clotrimazol se usa cinco veces al día durante 14 días en casos de candidiasis oral; dos veces al día por 2 a 8 semanas para infecciones de la piel, y una vez al día a la hora de acostarse durante 3 a 7 días en pacientes con infecciones vaginales.

Para usar el medicamento vía tópica, es necesario limpiar bien la zona afectada, dejar secar y luego aplicar el fármaco frotando suavemente hasta que desaparezca; al finalizar, es necesario lavarse las manos.

En el caso del clotrimazol en crema u óvulos vaginales, se recomienda aplicarlo al acostarse a dormir y evitar tampones, duchas vaginales, espermicidas u otros productos vaginales mientras se usa este medicamento. Es importante continuar con el tratamiento aunque hayan desaparecido los síntomas de la infección (incluso, durante el periodo menstrual).

Efectos secundarios del clotrimazol

Aunque no son comunes, podrían llegar a presentarse algunos como:

  • Prurito.
  • Ardor.
  • Irritación.
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Hinchazón (inflamación).
  • Dolor de estómago.
  • Fiebre.
  • Descarga maloliente si se usa el producto vaginal.
  • Malestar estomacal o vómitos con las tabletas.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad al clotrimazol o a cualquier otro antimicótico del grupo de los imidazoles.

¿Cuándo llamar al médico?

Si los síntomas no mejoran o reaparecen, es necesario acudir al médico.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.