Doxiciclina

Doxiciclina, Antibióticos de tetraciclina

Antibiótico de tetraciclina para tratar infecciones como neumonía y otros padecimientos del tracto respiratorio, así como infecciones de piel u ojos, del sistema linfático, aparato digestivo, aparato reproductor u urinario.

Asimismo, se emplea en otras infecciones que se propagan a través de garrapatas (como la enfermedad de Lyme), piojos, ácaros, animales infectados, o alimentos y agua contaminados. Además, ayuda a prevenir infecciones en personas que han sido abusadas sexualmente.

Combinado con otros medicamentos, se usa en el tratamiento del acné y rosácea (enfermedad de la piel que causa enrojecimiento, rubor y espinillas en la cara).

La doxiciclina también se utiliza para tratar o prevenir el ántrax (infección grave que se puede contagiar a través del contacto con animales, lana, carne o cuero infectados, pero también por un ataque bioterrorista), y la tularemia. También se usa para prevenir la malaria.

También se puede administrar a personas que no pueden ser tratadas con otros antibióticos como la penicilina para tratar determinados tipos de intoxicación por alimentos.

¿Cómo se usa la doxiciclina?

La presentación de doxiciclina es en cápsulas, tabletas y suspensión (líquido) para administración oral.

Se administra de acuerdo a la necesidad de cada padecimiento. Consulta a tu médico.

No se debe emplear en el tratamiento de ningún tipo de infección causada por estafilococos y Streptococcus sp.

Evita administrar en mujeres embarazadas ni en niños menores de 8 años.

Efectos secundarios

  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Pérdida de apetito.
  • Picazón en recto o vagina.
  • Dolor de garganta o garganta irritada.
  • Lengua inflamada.
  • Boca seca.
  • Ansiedad.
  • Dolor de espalda.
  • Cambios en el color de piel, cicatrices, uñas, ojos o boca.

Además, el uso de tetraciclinas puede aumentar la incidencia de candidiasis vaginal.

¿Cuándo llamar al médico?

Algunos efectos secundarios pueden ser graves:

  • Visión borrosa, doble o pérdida de visión.
  • Sarpullido que podría ocurrir con fiebre o inflamación de ganglios.
  • Urticaria.
  • Enrojecimiento o descamación de la piel o piel con ampollas.
  • Dificultad para respirar o tragar.
  • Hinchazón de ojos, cara, garganta, lengua o labios.
  • Sangrado o moretones inusuales.
  • Heces líquidas o con sangre.
  • Cólicos estomacales.
  • Fiebre durante el tratamiento o hasta dos o más meses después de suspenderlo.
  • Dolor de articulaciones.
  • Dolor de pecho.
  • Decoloración de los dientes.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.