Electrolitos, minerales para la salud - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Principios Activos
Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Electrolitos

Los electrolitos son minerales que mantienen en equilibrio la concentración de los distintos fluidos en nuestro organismo, siendo indispensables para regular la hidratación del cuerpo, la acidez de la sangre y el adecuado funcionamiento de músculos y nervios.

En términos simples, podría decirse que son sustancias que se disuelven (completa o parcialmente) en agua para producir una solución con carga eléctrica, cuyas partes se denominan iones (positivos o negativos).

Algunos ejemplos de electrolitos son:

  • Sodio.
  • Potasio.
  • Cloruro.
  • Calcio.
  • Magnesio.
  • Bicarbonato.
  • Fosfato.
  • Sulfato.
  • Fósforo.

Debido a que cada uno se distribuye de forma diferente en el cuerpo, algunos electrolitos predominan en las células (intracelulares), mientras otros se ubican fuera de éstas (extracelulares) y circulan en el flujo sanguíneo.

Los rangos aproximados de valores normales de electrolitos en sangre son:

Electrolito

Rango normal (milimol por litro)

Sodio

135-145 mmol/l

Cloro

96-110 mmol/l

 

Potasio

3.8-5.2 mmol/l

Calcio

2.0-2.6 mmol/l

Fosfato

0.84-1.45 mmol/l

 

Magnesio

0.73-1.06 mmol/l

 

¿Cómo funcionan los electrolitos?

En el ser humano, los electrolitos afectan no sólo la cantidad de agua en el cuerpo, también intervienen en procesos vitales como la composición de la sangre (pH) y la actividad muscular, entre otros.

Por ejemplo, las contracciones musculares dependen de la presencia de calcio, sodio y potasio, de manera que si no existe un nivel adecuado de estos minerales, los músculos pueden debilitarse o experimentar una peligrosa multiplicación de contracciones.

El balance de electrolitos se mantiene gracias a los alimentos y líquidos que se consumen; si el equilibrio se altera, se recurre a la administración de electrolitos por vía oral o, en emergencias, por vía intravenosa de sustancias que los contengan.

Es importante señalar que el desequilibrio de estas sustancias ocurre cuando el cuerpo absorbe o elimina demasiados electrolitos, es decir, puede presentarse porque hay deficiencia o exceso de electrolitos, lo cual es señal de trastorno.

Causas de desequilibrio de electrolitos

Los niveles de electrolitos pueden estar demasiado elevados o demasiado bajos cuando se altera la cantidad de agua del cuerpo, lo que puede provocar deshidratación o hiperhidratación. Los médicos aseguran que los problemas ocurren con mayor frecuencia con minerales como sodio, potasio, calcio, cloruro y magnesio.

Una deficiencia de electrolitos puede provocar calambres musculares y abdominales, sensación de mareo, náuseas y confusión.

Las causas comunes del desequilibrio electrolítico generalmente incluyen:

  • Daños renales.
  • Diarrea.
  • Vómitos.
  • Sudoración.
  • Ciertos medicamentos.

Uso de los electrolitos

Por lo general, a partir de una revisión de síntomas del paciente, examen físico y la medición de electrolitos (a través de análisis de orina y sangre) que revele algún desequilibrio, los médicos indican el tratamiento a seguir, el cual suele basarse en:

  • Reemplazo de electrolitos: se recomienda tomar sobres medicinales de rehidratación (suero oral) o bebidas con electrolitos que contengan sales de sodio y potasio.
  • Dieta equilibrada. Una alimentación balanceada normalmente proporciona suficiente cantidad de estos minerales, de ahí la importancia de incluir productos lácteos (suministran sodio, cloruro y yodo), vegetales (fuente de magnesio, potasio y calcio, por ejemplo), cereales integrales, carnes, frijoles y mariscos. Ahora bien, si se detectan niveles bajos de potasio, por ejemplo, la recomendación es llevar una dieta rica en este mineral, mientras las concentraciones altas de sodio en sangre pueden mejorar si se restringe el consumo de sal.
  • Soluciones de electrolitos por vía intravenosa. La administración de electrolitos por vía intravenosa se hará según indicaciones del médico a fin de cubrir las necesidades normales de líquidos y electrolitos, o bien, para reponer déficits importantes o pérdidas continuas cuando el paciente presenta náuseas o vómitos, y no puede tomar las cantidades adecuadas por vía oral.

La dosis de las soluciones con electrolitos para uso por vía oral varía de acuerdo a cada caso particular. En general se recomienda consumir de 1 a 2 litros las primeras 24 horas, y continuar según la respuesta del paciente.

En casos en que el padecimiento incluya vómitos, se sugiere la ingesta constante mediante el uso de cucharaditas de la solución.

Contraindicaciones de los electrolitos

  • Obstrucción intestinal.
  • Oliguria (disminución de la producción de orina) y anuria (falta de excreción de orina) prolongada.
  • Vómitos graves y frecuentes.
  • Íleo paralítico (mal funcionamiento del intestino, pero sin un problema estructural que lo cause).
  • Insuficiencia renal.

Efectos secundarios de los electrolitos

En raras ocasiones los electrolitos pueden causar náuseas y vómitos, así como elevado nivel de sodio en la sangre (hipernatremia), acompañado de inflamación de tejidos (edema), agitación o convulsiones, dependiendo de la cantidad de electrolitos que se haya consumido.

Las bebidas con electrolitos o rehidratantes nunca deben ser ingeridas como refresco, pues el consumo innecesario y excesivo de sodio, potasio y otros minerales contenidos en estas bebidas, pueden sobrecargar la función renal generando problemas a largo plazo.

¿Cuándo llamar al médico?

Se recomienda contactar al médico si se presentan señales de sobredosis de electrolitos, por ejemplo, inflamación de tejidos o agitación, además de suspender de inmediato la administración de la solución electrolítica.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.


Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore