¿Para qué se usa la glucosamina? - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

15 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Principios Activos
Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Glucosamina

La glucosamina es sustancia natural que el organismo utiliza para la formación de distintos tipos de tejido conectivo, como tendones (unen los músculos a los huesos), ligamentos (mantienen los huesos unidos entre sí) y cartílago (cubre los extremos de los huesos) en las articulaciones (el área donde los huesos se encuentran), además del líquido espeso que las rodea.

También se encuentra en otros seres vivos (por ejemplo, langostas, camarones y cangrejos), o bien, puede ser fabricada en el laboratorio.

¿Para qué se usa la glucosamina?

Hay diferentes formas de glucosamina que incluyen:

  • Sulfato de glucosamina.
  • Clorhidrato de glucosamina.
  • Glucosamina acetilada.

Si bien tienen ciertas similitudes, se trata de sustancias con distintos efectos que deben ser abordados de forma independiente. En este espacio, hablaremos exclusivamente del sulfato de glucosamina, el cual ha sido estudiado a profundidad por la comunidad científica.

El principal uso del sulfato de glucosamina es para tratar la inflamación de una o más articulaciones, es decir, artritis, en especial la llamada osteoartritis, condición que se debe al envejecimiento, desgaste y ruptura de una articulación.

Tomar suplementos de glucosamina, según investigadores, puede aumentar la cantidad de cartílago y líquido que rodea la articulación, o bien, prevenir el deterioro de estas sustancias (incluso, es probable que haga las dos cosas simultáneamente).

Igualmente, algunos científicos consideran que la parte "sulfato" de la sustancia es importante debido a que el cuerpo la necesita para producir cartílago. Esta es una de las razones por las que los investigadores suponen que el sulfato de glucosamina podría funcionar mejor que otras formas de glucosamina en el tratamiento de artritis.

Por otro lado, hay personas que utilizan esta sustancia con otros fines, por ejemplo para la pérdida de peso y el glaucoma (grupo de trastornos oculares que pueden dañar el nervio óptico); sin embargo, no existen pruebas científicas que respalden estos beneficios.

Ahora bien, la glucosamina también aparece como uno de los ingredientes en la fórmula de algunas cremas para controlar el dolor artrítico. Sin embargo, los científicos suponen que cualquier alivio a esta molestia se debe al resto de los componentes en la formulación, pues no hay evidencia de que el sulfato de glucosamina pueda ser absorbido por la piel.

¿Cómo se usa el sulfato de glucosamina?

Como parte de suplementos alimenticios, la glucosamina se encuentra en cápsulas, tabletas, líquido o polvo, y debe tomarse siguiendo las indicaciones del laboratorio fabricante. Por lo general, la dosis indicada es:

  • Osteoartritis: 1500 mg 1 vez al día o 500 mg 3 veces al día.
  • Artritis: 500 mg 3 veces al día.

Efectos secundarios del sulfato de glucosamina

El sulfato de glucosamina puede causar algunos efectos secundarios leves incluyendo náusea, acidez, diarrea y estreñimiento. Igualmente, existen otras reacciones secundarias poco frecuentes como mareos, reacciones cutáneas y dolor de cabeza.

Advertencias y precauciones especiales al tomar glucosamina

Embarazo y lactancia: debido a que no hay suficiente información científica confiable para saber si es seguro tomar sulfato de glucosamina durante el embarazo o cuando se está amamantando, es recomendable evitar su consumo, a menos que el médico lo indique.

Asma: aunque existe un informe que asocia ataque de asma por tomar glucosamina, no se tiene la seguridad de que dicha sustancia fuera la causa del problema. Por tanto, se sugiere a las personas que sufren de asma informar al médico antes de tomar productos que contengan sulfato de glucosamina.

Diabetes: algunas investigaciones han señalado que la glucosamina podría aumentar el nivel de azúcar en la sangre de personas con diabetes. Sin embargo, otros trabajos más recientes revelan que el sulfato de glucosamina no parece afectar el control de glucosa sanguínea en casos de diabetes tipo 2.

Colesterol alto: investigaciones sugieren que la glucosamina podría aumentar los niveles de insulina en el ser humano, lo que a su vez elevaría las cifras de colesterol. Por tanto, si una persona ingiere sulfato de glucosamina y tiene problemas con el colesterol, debe revisar continuamente los índices de esta sustancia en la sangre.

Hipertensión arterial: estudios confiables sugieren que el sulfato de glucosamina no aumenta la presión arterial. No obstante, si se toman suplementos alimenticios con sulfato de glucosamina y se tiene presión arterial elevada (hipertensión), deberá controlarse meticulosamente.

Alergia a mariscos: si una persona es alérgica a los mariscos, debe consultar con el médico antes de tomar sulfato de glucosamina, ya que algunos medicamentos se preparan a partir de las conchas de camarón, langosta o cangrejo.

Conviene recordar que antes de consumir cualquier suplemento que contenga sulfato de glucosamina, debe consultarse al médico.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar al médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.

 


Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore