Miconazol: tratamiento de hongos en la piel - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Principios Activos
Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Miconazol

El miconazol es un imidazólico sintético activo con actividad fungistática, es decir, está indicado para aplicación tópica en el tratamiento de hongos y/o infecciones de la piel, ya sean dermatofitos o levaduras, así como también cocos grampositivos como Staphylococcus y Streptococcus, responsables de lesiones e infecciones inespecíficas en tejidos blandos y mucosas.

¿Para qué sirve el miconazol?

Constantemente estamos expuestos a agentes contaminantes, por lo que las infecciones en piel y mucosas podrían presentarse en cualquier momento.

Miconazol se utiliza normalmente para tratar las infecciones ocasionadas por pie de atleta o sarna deportiva, incluso infecciones vaginales.

Asimismo, está indicado para lesiones específicas en la piel como tiña, intertrigo (inflamación en los pliegues de la piel), dermatitis de pañal y paroniquia crónica (infección alrededor de las uñas de las manos o de los pies), micosis del oído externo (otomicosis) y pitiriasis versicolor (caracterizada por parches de piel más claros o más oscuros que la piel que los rodea); además de candidiasis vaginal, bucal y estomatitis (infección viral de la boca que ocasiona úlceras e inflamación).

¿Cómo se usa?

Existen diversas presentaciones del miconazol: suele venir envasado en forma de crema, loción, polvo, gel, aerosol e incluso en supositorios vaginales.

Los tratamientos con este principio activo varían por el tipo de infección y grado de la misma, generalmente se utiliza 1 o 2 veces al día durante un mes para tratar el pie de atleta o dos semanas para otras infecciones de la piel. En caso de infecciones vaginales, regularmente se emplea una vez al día, a la hora de acostarse, durante 3 a 7 días.

El uso de miconazol debe ser regulado mediante la prescripción médica. Sigue cuidadosamente las indicaciones médicas y no excedas la dosis señalada.

Su aplicación debe ser con precaución. Lava muy bien tus manos inmediatamente después de aplicar la forma tópica, para evitar la propagación de la infección en otras áreas.

El miconazol tópico no se absorbe, de modo que puede utilizarse sin problemas durante el embarazo y la lactancia.

Efectos secundarios del miconazol

Se han descrito algunos casos aislados de sensibilización, caracterizados por irritación y sensación urente que obligan a suspender el tratamiento.

En algunas ocasiones podría presentarse:

  • Aumento del ardor, picazón o irritación de la piel o vagina.
  • Dolor de estómago.
  • Fiebre.
  • Secreción vaginal maloliente.

Su uso es seguro durante el embarazo; sin embargo, debe evitarse durante el primer trimestre. Asimismo, el producto no es efectivo en las uñas ni en cuero cabelludo.

¿Cuándo llamar al médico?

El miconazol es un medicamento de venta sin receta, sin embargo es recomendable que acudas al médico especialista siempre que se presente cualquier tipo de infección en piel o mucosas, ya que él te proporcionará las mejores opciones de tratamiento.

 

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.


Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore