¿Para qué sirve la nicotina? Usos terapéuticos - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

19 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Principios Activos
Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Nicotina

La nicotina es un compuesto que se encuentra naturalmente en la planta del tabaco (Nicotiana tabacum), con alta concentración en sus hojas, aunque también está presente en otras plantas, por ejemplo, jitomate, berenjena, pimiento y papas.

La principal forma de adicción a la nicotina ocurre al fumar cigarros, pues a pesar de que éstos contienen aproximadamente 4 mil ingredientes, sólo la nicotina crea dependencia (se absorbe fácilmente en la corriente sanguínea al inhalarla, fumarla o masticarla).

¿Para qué se usa la nicotina?

El uso terapéutico de la nicotina es ayudar a las personas a dejar de fumar, por lo que forma parte de los medicamentos llamados deshabituantes del tabaco o tratamientos de reemplazo de la nicotina, los cuales proveen dosis limitadas de esta sustancia al organismo para disminuir síntomas de abstinencia como ansiedad, irritabilidad, dificultad para prestar atención, perturbaciones en el sueño, aumento de apetito y deseo vehemente por un cigarro.

Para controlar estos signos de abstinencia del tabaco y mejorar las posibilidades de abandonar el hábito, los laboratorios farmacéuticos ofrecen alternativas como:

  • Parches de nicotina: se aplican sobre un área de piel seca, sin lesiones cutáneas y con poco vello (omóplato, cadera, superficie lateral de los brazos, etc.). Se recomienda colocar un parche nuevo cada 24 horas y en lugar distinto al anterior, de preferencia en zonas por encima de la cintura y por debajo del cuello.

Cabe señalar que las personas que usan los parches durante 24 horas tienen menos síntomas de abstinencia. Quienes fuman menos de 10 cigarrillos al día deben empezar con un parche de dosis baja (por ejemplo, 14 mg).

  • Pastillas de nicotina: deben disolverse lentamente, siguiendo las instrucciones del empaque.
  • Comprimidos (para chupar) de nicotina: deben chuparse hasta que su sabor se haga intenso, luego se colocan entre la encía y la pared bucal; al disminuir el sabor, deberá volverse a chupar el comprimido. Esta rutina se adaptará de manera individual y deberá repetirse hasta la disolución completa (aproximadamente 30 minutos).
  • Goma de mascar de nicotina: se debe masticar esta goma lentamente hasta que presente un sabor picante; luego, debe colocarse entre la encía y la mejilla, dejándola en ese sitio para que la nicotina pueda absorberse. Si la persona está apenas empezando a dejar el tabaco, puede masticar 1 a 2 pedazos cada hora (no más de 20 al día).
  • Inhaladores de nicotina: parecidos a una boquilla plástica para fumar, estos productos son de acción rápida, es decir, tardan aproximadamente lo mismo que la goma de mascar en hacer efecto. Una vez que se introduce el cartucho de nicotina en el inhalador, el usuario debe aspirar durante 20 minutos aproximadamente, hasta 16 veces por día.
  • Aerosol nasal: suministra dosis rápidas de nicotina para satisfacer el incontrolable deseo de fumar. Los niveles de nicotina alcanzan su pico máximo al cabo de 5 a 10 minutos después de usar el aerosol. Cabe señalar que este producto puede irritar nariz, ojos y garganta, efectos que regularmente desaparecen al cabo de pocos días.

Cabe mencionar que un beneficio adicional es que estas formas de nicotina tienen poco potencial para ser abusadas, ya que no provocan los efectos placenteros de los productos de tabaco; además, tampoco contienen los agentes químicos capaces de producir cáncer (llamados carcinógenos) ni los gases asociados con el humo del tabaco.

Sin embargo, es importante señalar que estos productos deben usarse por indicación del médico y junto con un programa para dejar de fumar, el cual generalmente incluye grupos de apoyo, asesoría o técnicas de cambios de comportamiento específicas, ya que la duración y tipo de tratamiento depende de la cantidad y tiempo de consumo del tabaco.

Precauciones

Antes de comenzar a usar medicamentos con nicotina, la persona debe informar al médico o farmacéutico si es alérgica a la nicotina o a otros fármacos.

Además, es preciso dejar de fumar por completo si va a comenzar el uso de productos con nicotina, de lo contrario, crecen las probabilidades de presentar efectos secundarios.

Contraindicaciones

Los parches de nicotina no ofrecen ningún peligro para la mayoría de personas con enfermedades del corazón (cardiopatías) o problemas circulatorios estables. Sin embargo, los niveles de colesterol anormales relacionados con el tabaquismo no mejoran hasta que se suspende el uso del parche de nicotina.

Asimismo, es posible que el reemplazo de nicotina no sea completamente seguro en mujeres embarazadas; los fetos de mujeres que usan el parche pueden tener una frecuencia cardiaca más rápida.

Reacciones adversas

Todos los productos de nicotina pueden causar efectos secundarios; sin embargo, los síntomas son más probables cuando se usan dosis muy altas, de tal forma que la reducción de éstas puede prevenir las molestias.

Los efectos secundarios de la nicotina incluyen:

  • Dolores de cabeza.
  • Náuseas y otros problemas digestivos (acidez estomacal).
  • Dolor de garganta.
  • Problemas para conciliar el sueño en los primeros días, particularmente con el parche, pero por lo regular este problema es pasajero.
  • Ritmo cardiaco más rápido que lo normal.

Si la persona experimenta alguno de los síntomas descritos, debe informar al médico, a fin de hacer los cambios necesarios en el tratamiento.

Asimismo, es importante que como cualquier medicamento, los productos con nicotina deben mantenerse fuera del alcance de los niños. Si un infante ha estado expuesto a un producto de reemplazo de nicotina (aun por corto tiempo), debe llamarse al médico o acudir a un centro de atención hospitalaria de inmediato.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.


Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore