Propóleo

Para qué sirve el propóleo, Propóleo e irritación de garganta

El propóleo es un conjunto de sustancias resinosas, gomosas y balsámicas, de consistencia viscosa, que las abejas de la especie Apis mellifera recogen de ciertas partes de los vegetales. Los insectos transportan las sustancias al interior de la colmena, donde las modifican con sus secreciones (ceras y secreciones salivares) y usan como cimiento para la colmena y protección contra hongos, bacterias y otros invasores.

¿Qué contiene el propóleo?

Básicamente, el propóleo se compone de 50-55% de resinas y bálsamos, 30-40% de cera de abeja, 5-10% de aceites esenciales o volátiles, 5% de polen y 5% de materiales diversos (orgánicos y minerales).

Científicos han comprobado que el propóleo es rico en aminoácidos (compuestos orgánicos que se combinan para formar proteínas) y flavonoides (pigmentos naturales presentes en vegetales con efecto antioxidante) que, a su vez, contienen vitaminas A, B y C.

Particularmente, los flavonoides proporcionan al propóleo su carácter antiséptico, es decir, su consumo aumenta la resistencia del organismo frente a las infecciones, de ahí que en la antigüedad se usara en el tratamiento de abscesos (acumulaciones de pus en el cuerpo), heridas y tumores, incluso, para la momificación (evitaba la descomposición de cadáveres). 

¿Para qué sirve el propóleo?

Autoridades sanitarias en Estados Unidos (Biblioteca Nacional de Medicina) aseguran que el propóleo es posiblemente eficaz para casos de herpes labial, herpes genital y cirugía bucal; sin embargo, consideran insuficientes las evidencias para determinar su eficacia en el tratamiento de infecciones, heridas e inflamación.

No obstante, a menudo se utiliza para aliviar infecciones producidas por bacterias (incluyendo tuberculosis), virus (gripe y resfriado común, por ejemplo), hongos y organismos unicelulares (protozoos); además, se considera eficaz agente antiinflamatorio y antioxidante.

También se utiliza para estimular el sistema de defensas (inmunológico) y tratar problemas gastrointestinales, como infección por Helicobacter pylori (se ha demostrado que es uno de los medicamentos de origen natural que erradica totalmente esta bacteria) en caso de úlcera gástrica.

¿Cómo se usa el propóleo?

Por lo general, el extracto de propóleo se utiliza para formular productos naturales o remedios herbolarios que pueden aplicarse directamente sobre la piel para la limpieza de heridas o quemaduras leves.

Dentro de la formulación de cremas o pomadas de uso tópico, el propóleo acelera la curación de herpes labial y herpes genital. Como ingrediente en enjuagues bucales, mejora la cicatrización luego de cirugía bucal, al tiempo que disminuye el dolor y la inflamación.

Pastillas o jarabes con propóleo generalmente se recomiendan en caso de infecciones respiratorias (faringitis, laringitis, etc.) o irritación de garganta.  

Efectos secundarios del propóleo

Las personas que son alérgicas a las abejas o a productos apícolas, deben tener cuidado al usar propóleo; asimismo, las pastillas que lo contienen pueden producir irritación y úlceras en la boca.

Se sabe que el propóleo podría disminuir la coagulación de la sangre; además, su ingesta junto con otros medicamentos que también reducen la coagulación podría minimizar la probabilidad de hematomas y hemorragia.

¿Cuándo llamar al médico?

Si las molestias persisten a pesar del uso de propóleo, se debe acudir al médico.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.