Retinol (vitamina A)

Retinol, vitamina A, Principios Activos

Las vitaminas son sustancias que el cuerpo necesita para crecer y desarrollarse en forma saludable; de ellas, la vitamina A juega importante papel para:

  • La visión.
  • Crecimiento y desarrollo de los huesos.
  • Aparato reproductivo.
  • Funciones celulares.
  • Sistema inmunológico (de defensas).
  • Ayuda al buen funcionamiento del corazón, pulmones, riñones y otros órganos.

El retinol o vitamina A es una sustancia soluble en grasas o aceites (liposoluble) que forma parte del grupo de vitaminas antioxidantes pero, a diferencia de las vitaminas C o las del grupo B, no se elimina con la orina.

El retinol se forma a partir de los carotenos (en especial, betacaroteno), pigmentos que se encuentran en diferentes sustancias, por lo general, de color rojo o naranja, y son precursores de la vitamina A.

La vitamina A en forma activa es el retinol y, cuando ocurre su oxidación, se convierte en ácido retinoico, que es la forma química con mayor efectividad.

¿Cómo se usa el retinol?

La cantidad de vitamina A que necesita cada persona depende de su edad y etapa reproductiva. Las dosis recomendadas son:

Lactantes:

  • 6-11 meses: 350 µg/d
  • 1-6 años: 400 µg/d
  • 7-10 años: 500 µg/d

Hombres:

  • 11-14 años: 600 µg/d
  • >15 años: 700 µg/d

Mujeres:

  • 11-14 años: 600 µg/d
  • >15 años: 600 µg/d

Embarazo:

  • 700 µg/d

Lactancia:

  • 950 µg/d

Cabe señalar que el retinol puede encontrarse en distintas presentaciones, tanto para uso médico como cosmético.

En el caso de fármacos, contienen determinada cantidad de retinol, siendo generalmente más eficaces cuando su concentración es más elevada. Para su uso responsable, es importante seguir la dosis y duración del tratamiento con retinol indicadas por el médico.

En cuanto a cremas y productos cosméticos con retinol, suelen ser indicados para el tratamiento de acné, arrugas y psoriasis (por sus efectos antiinflamatorios).

Efectos secundarios del retinol

El retinol puede provocar efectos secundarios en la piel, en especial, si se usa en dosis elevadas, como:

  • Picores.
  • Dermatitis.
  • Descamación.
  • Quemaduras.
  • Manchas en la piel (sobre todo, si el consumidor se expone al Sol).

Por tanto, si se utiliza retinol en presentación de crema o loción, se recomienda usarlo de manera progresiva. Especialistas aseguran que al inicio de un tratamiento, conviene aplicarlo en concentraciones bajas e ir aumentando la dosis a medida que la piel se acostumbra a la sustancia.

También es preciso tomar en cuenta la frecuencia, es decir, se aconseja comenzar espaciando el uso del retinol y aplicarlo 2 días por semana; luego, puede aumentarse la frecuencia a medida que la piel se va adaptando a este principio activo.

Cabe señalar que las dosis elevadas de vitamina A en mujeres embarazadas pueden causar defectos congénitos en sus hijos.

¿Cuándo llamar al médico?

Las dosis elevadas de algunas formas de vitamina A pueden ser perjudiciales, por lo que es necesario contactar al médico si se presentan síntomas como:

  • Piel con apariencia anaranjada.
  • Mareos.
  • Náuseas.
  • Dolores de cabeza.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.