Valeriana: aliada contra estrés y trastornos del sueño - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Principios Activos
Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Valeriana

La valeriana (Valeriana officinalis) es una planta cuya raíz es aprovechada para formular medicamentos que actúan como agentessedantes, es decir, relajan el cerebro y el sistema nervioso.

Originaria de Europa y ciertas zonas de Asia, hoy la valeriana se cultiva en todo el mundo para la elaboración de medicamentos y aceites esenciales comúnmente usados para tratar trastornos del sueño. Asimismo, es frecuente encontrar que esta hierba se combina con lúpulo, bálsamo de limón y otras plantas que también producen somnolencia.

¿Para qué sirve la valeriana?

La industria farmacéutica ofrece la valeriana en distintas presentaciones, ya sea como gotas orales, grageas, pastillas o comprimidos recubiertos, además de aceite esencial e infusiones. Dentro de los principios activos en su raíz destacan:

  • Valepotriatos o iridoides: tienen efecto relajante muscular.
  • Aceite esencial (borneol, eugenol, valeranona y ácido valeriánico, por ejemplo).
  • Aminoácidos.
  • Flavonoides.

El principal uso de la valeriana es para tratar la dificultad para dormir (insomnio), ya que favorece el sueño y mejora la calidad del descanso sin debilitar o agotar al individuo.

También se recomienda para tratar afecciones relacionadas con el estrés y la ansiedad que incluyen asma nerviosa, reacciones histéricas, miedo a las enfermedades (hipocondría), dolor de cabeza, migrañas y malestar estomacal.

Al mismo tiempo, es frecuente recurrir al consumo de valeriana en casos de depresión, temblores leves, epilepsia, trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) o síndrome de fatiga crónica.

Algunas mujeres usan esta hierba para tratar cólicos menstruales o síntomas asociados con la menopausia, como sofocos y ansiedad; igualmente, favorece el alivio de dolores musculares y articulares.

¿Cómo se usa la valeriana?

Según información de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, la valeriana es probablemente segura para la mayoría de las personas cuando se usa en cantidades medicinales por cortos periodos (se desconoce la seguridad de su uso a largo plazo), principalmente como parte del tratamiento para:

  • Trastornos del sueño, especialmente insomnio.
  • Conciliar el sueño cuando el individuo está intentando dejar de tomar "píldoras para dormir". Aunque podría ser necesario que pasen algunas semanas antes de que se note algún efecto.
  • Afecciones relacionadas con la ansiedad y el estrés.
  • En caso de depresión y síndrome de fatiga crónica.
  • Alivio de dolores musculares y articulares.

La dosis en que se utilice dependerá de las recomendaciones del médico y de las indicaciones impresas en el empaque.

Por lo general, se recomienda tomar 2 a 6 pastillas o cápsulas de valeriana como máximo al día; si se ingieren para conciliar el sueño, deben tomarse entre 30 minutos y 2 horas antes de ir a la cama.

En el caso del aceite esencial de valeriana (se obtiene de la raíz de la planta), bastan un par de gotas repartidas en 2 o 3 tomas diarias para conseguir el efecto deseado.

También es posible encontrar infusiones de valeriana, en cuyo caso se recomienda dejar hervir durante 5 minutos y tomar 2 a 3 tazas al día.

Precauciones con el uso de valeriana

Algunas personas pueden experimentar efectos secundarios de la valeriana, como dolor de cabeza, excitabilidad, intranquilidad o insomnio; en dosis altas, algunas personas pueden tener capacidad de reacción disminuida a la mañana siguiente de haberla consumido.

Igualmente, se recomienda no ingerir valeriana si se maneja u operan maquinarias peligrosas.

Para evitar posibles efectos secundarios al suspender el uso de valeriana (después de haberla consumido por largo plazo), se recomienda disminuir la dosis de manera gradual durante 1 ó 2 semanas antes de suspenderla por completo.

Contraindicaciones de la valeriana

En virtud de que pueden ocurrir interacciones de la valeriana con otros medicamentos, se debe evitar el alcohol durante su consumo, ya que la combinación intensifica el efecto de somnolencia que produce esta hierba.

De igual forma, se sugiere extremo cuidado si se ingieren otros fármacos, especialmente sedantes (por ejemplo, depresores del sistema nervioso central), pues la mezcla podría causar en el consumidor demasiada somnolencia.

En algunas personas el uso de la valeriana junto con otras hierbas y suplementos que actúan como sedantes (amapola californiana, lúpulo, melatonina o salvia) también podría producir excesiva somnolencia.

El consumo de valeriana no está recomendado durante el embarazo, la lactancia ni en niños menores de 3 años, pues no existe información suficiente acerca de la seguridad de su uso, por lo que deberá consultarse con el médico sobre la conveniencia de su ingesta.

En cuanto a su uso externo, no debe aplicarse el aceite esencial de valeriana en menores de 10 años ni en personas que presenten alergias respiratorias.

¿Cuándo llamar al médico?

Si los síntomas persisten o se presentan algunos de los efectos secundarios descritos, debe acudirse al médico.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar al médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.

 


Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore