Zinc, mineral necesario para la salud - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Principios Activos
Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Zinc

El zinc es parte de los oligoelementos, es decir, sustancias que se encuentran en pequeñas cantidades en el organismo, pero que son esenciales para su buen funcionamiento.

Nuestro cuerpo necesita diariamente el zinc en cantidades adecuadas (consumir mucho puede ser tan dañino como consumir muy poco) y, al no poder almacenarlo, depende del suministro diario obtenido de la alimentación.

Nuestro cuerpo necesita diariamente el zinc en cantidades adecuadas (consumir mucho puede ser tan dañino como consumir muy poco) y, al no poder almacenarlo, depende del suministro diario obtenido de la alimentación.

¿Para qué sirve el zinc?

El zinc se encuentra en las células y es necesario para el funcionamiento del sistema inmunitario, crecimiento y división celular, sueño, estado de ánimo, salud de piel y ojos, regulación de insulina y función sexual masculina. Asimismo, el zinc durante embarazo e infancia, ayuda al crecimiento y desarrollo.

También favorece la cicatrización de heridas y funcionamiento normal de los sentidos del gusto y olfato.

La deficiencia de zinc está relacionada con aumento de gripes y resfriados, fatiga crónica, depresión, acné, bebés con bajo peso al nacer, problemas de aprendizaje y bajo rendimiento escolar en los niños debido a reducción de los niveles de concentración, entre otros.

¿Cómo se usa el zinc?

Generalmente no es necesario recurrir a suplementos de zinc ya que se puede obtener de los alimentos de la dieta diaria. Los alimentos ricos en zinc son:

  • Ostiones.
  • Carnes rojas.
  • Aves de corral.
  • Nueces.
  • Semillas.
  • Chocolate sin azúcar (cacao).

Sin embargo, algunas personas son más propensas a tener deficiencia de zinc, por lo que deberán obtenerlo artificialmente si:

  • Se han hecho cirugía gastrointestinal.
  • Sufren trastornos digestivos, como colitis ulcerativa o enfermedad de Crohn.
  • Son vegetarianos (pues no consumen carne, una de las mayores fuentes de zinc). Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos recomiendan que los vegetarianos consuman 50% más de zinc que las cantidades recomendadas.
  • Bebés mayores de seis meses de edad que toman leche materna.
  • Son alcohólicas.
  • Tienen anemia.

Los suplementos de zinc son recurso sencillo y barato para aumentar la ingesta de este mineral, pero es preferible elegir una forma quelada (proceso que algunas veces se utiliza para unir estos oligoelementos a otras sustancias con el fin de hacerlo más absorbible y biodisponible) para asegurar la capacidad de absorción.

Una de las ventajas que tienen las formas queladas de zinc es que no obtendrán antagonismo con el calcio, lo cual puede ser un problema de las sales de zinc, como el sulfato de zinc.

La cantidad de zinc elemental que contiene un suplemento se debe encontrar enlistada en la información nutrimental del envase del suplemento. Por ejemplo, aproximadamente 23% del sulfato de zinc consiste en zinc elemental. Por tanto, 220 mg de sulfato de zinc daría cerca de 50 mg de zinc elemental.

Consumo adecuado de zinc para bebés:

  • 0 a 6 meses: 2 mg por día (mg/día).
  • 7 a 12 meses: 3 mg/día.

Cantidad diaria recomendada de zinc para niños:

  • 1 a 3 años: 3 mg/día.
  • 4 a 8 años: 5 mg/día.
  • 9 a 13 años: 8 mg/día.

Cantidad diaria recomendada de zinc para adolescentes y adultos:

  • Hombres de 14 años en adelante: 11 mg/día.
  • Mujeres de 14 a 18 años: 9 mg/día.
  • Mujeres de 19 años en adelante: 8 mg/día.
  • Embarazadas de 19 años en adelante: 11 mg/día.
  • Lactantes de 19 años en adelante: 12 mg/día.

Los suplementos de zinc no se deben ingerir con alimentos, sino una hora antes o dos horas después. Tampoco se debe ingerir por más de un mes y, si es así, se debe valorar la suplementación de cobre, ya que el zinc disminuye su absorción.

Otras formas de obtener zinc son aerosoles y geles nasales y adhesivos para dentaduras postizas.

Efectos secundarios del zinc

El consumo prolongado de suplementos de zinc puede interferir con la absorción del cobre y el hierro. Esto se debe a que cobre, hierro y zinc compiten por utilizar la misma vía para pasar del intestino al torrente sanguíneo, por lo que el consumo excesivo de un mineral afectará a la absorción de los demás.

Asimismo, el exceso de zinc (más de 200 mg) puede causar:

  • Náuseas.
  • Vómito.
  • Anemia por deficiencia de cobre.

Aerosoles y geles nasales que contienen zinc pueden causar pérdida del sentido del olfato.

¿Cuándo llamar al médico?

Se debe consultar al médico si se pretende utilizar suplementos de zinc a fin de identificar si podrían interactuar o interferir con otros medicamentos o tratamientos.

En caso de ingesta accidental o sobredosis de zinc, acudir al servicio de urgencias más cercano.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.




Comscore