Radiografías dentales

Radiografías dentales

SyM

 

Las radiografías dentales son imágenes de los dientes y tejidos circundantes que se obtienen por emisión de rayos X. Éstos son una fuente de energía electromagnética que penetra las estructuras del cuerpo y permiten detectar trastornos mediante la impresión de películas fotográficas (por ejemplo las radiografías dentales). 

En general, las radiografías dentales sirven para confirmar o descartar presencia de: 

  • Abscesos (pus en el interior de un diente o en su raíz por proceso infeccioso).
  • Caries dental (desmineralización de dientes a causa de los ácidos segregados por la placa dentobacteriana, principalmente en espacios interdentales).
  • Fracturas (ruptura o fisura de estructuras óseas como maxilar y mandíbula y ruptura de piezas dentales).
  • Maloclusión (cierre defectuoso de dientes desalineados que dificulta la masticación).
  • Periodontitis (inflamación e infección de ligamentos y huesos que brindan soporte a los dientes, con hemorragia e, incluso, pérdida de piezas dentales).
  • Problemas de dentición (desviación de dientes o retardo en su aparición).
  • Tumores (masas celulares con crecimiento y multiplicación anormal).

 

La frecuencia con que han de tomarse las radiografías dentales dependerá del estado de salud bucodental del paciente, su edad y riesgo de sufrir los trastornos antes mencionados. 

Las mujeres embarazadas que necesiten una radiografía dental para un tratamiento que no pueda esperar hasta después del parto deben tomar todas las medidas para garantizar que la exposición del feto a la radiación sea mínima. 

Para ello, los expertos recomiendan a las pacientes exigir el uso de un delantal de plomo para cubrir el vientre y, siempre que sea posible, otro para proteger el cuello, particularmente la glándula tiroides (este último recurso también es recomendable para los niños y mujeres en edad fértil), ya que esta fuente de radiación es uno de varios factores (como por ejemplo herencia genética, edad mayor a 40 años y prolongada exposición a radiaciones durante la infancia) que, al combinarse, pueden favorecer la presencia de cáncer tiroideo.