Entre copa y copa, la disfunción eréctil se asoma