Psicodermatosis, mente y emociones enferman la piel