Sal y azúcar, ¡lejos de la dieta del bebé!