Contaminación + refrescos = ¡peligrosa combinación!

Efectos de la contaminación y consumo de bebidas azucaradas.

Una investigación que se lleva a cabo en la Facultad de Medicina, UNAM, señala que la combinación de contaminación y el consumo de refrescos causan daños severos a diferentes órganos del cuerpo.

Las autoras de este análisis, Teresa Fortoul y Adriana González Villalba, investigadoras del Departamento de Biología Celular y Tisular de esa institución, estudian desde 2013 las alteraciones metabólicas causadas por el efecto combinado de la contaminación atmosférica y el consumo de jugos y refrescos. Tras analizar y comparar fragmentos de pulmones de personas que vivieron en la Ciudad de México en los años 1950 y 1980, comprobaron que la quema de combustibles aumenta la concentración de vanadio en estos tejidos.

El vanadio es un elemento químico presente en el petróleo y gasolina, que se libera en la atmósfera en forma de partículas, y esto, sumado al consumo de refrescos ocasiona daños severos en diferentes órganos, como páncreas endócrino y riñón, generando un efecto hipoglucemiante en el cuerpo, además de alterar las hormonas que regulan la glucosa.

Con este estudio, las investigadoras pretenden generar conciencia para lograr la reducción de contaminantes en la atmósfera y el consumo de refrescos, fomentando el consumo de agua pura desde la infancia.