Contaminación ambiental, ligada a esperma más débil

Contaminación e infertilidad

Estudio chino sugiere que los problemas para concebir pueden deberse a unas partículas presentes en el aire contaminado que dañan la calidad de los espermatozoides.

Estas partículas microscópicas, llamadas PM2.5 (materia particulada), podrían afectar la calidad del esperma, lo que a su vez puede dificultar que el óvulo se fertilice.

El investigador líder del estudio, Xiang Qian Lao, de la Facultad de Salud Pública y Atención Primaria de la Universidad China de Hong Kong, expresó que la contaminación del aire se asocia a una reducción significativa en la forma y el tamaño normales del esperma, lo que resultaría en una cantidad significativa de parejas estériles.

Aún no es concluyente el modo en que la contaminación del aire podría afectar al esperma; sin embargo, muchos componentes de la materia fina particulada como metales pesados e hidrocarburos policíclicos aromáticos se han vinculado con el daño al esperma en estudios experimentales. Por ello se busca correlacionar los niveles de contaminación del aire con las tasas de embarazo para determinar si los cambios observados en el semen se traducen en anomalías.

Hasta el momento, este impacto puede observarse en áreas con aire de calidad extremadamente mala.