Correr maratones no daña las arterias

Ejercicio intenso no causa aterosclerosis, Correr no daña el corazón

Reciente estudio alemán podría calmar la preocupación que existe de que correr distancias largas podría dañar el corazón, ya que señala que los maratonistas no corren riesgo de aterosclerosis (endurecimiento de las arterias).

Anteriormente se relacionaba el entrenamiento de alto impacto con el estrechamiento o endurecimiento de las arterias, no obstante, en la actualidad ha quedado descartado.

La evaluación se llevó a cabo con 97 corredores, quienes habían competido un promedio de 11 carreras largas, como medio maratones, maratones y ultra maratones (cerca de 58 km a la semana y mil 638 km al año).

El Dr. Axel Pressler, director del Centro de Prevención de la Universidad Técnica de Múnich y autor de la investigación, descartó el vínculo entre correr largas distancias y aterosclerosis; relación motivada porque en estudios pasados los biomarcadores cardiacos se elevaban igual tras correr un maratón que en un ataque cardiaco.

Otras investigaciones descubrieron una aterosclerosis más alta en los corredores de maratón, como potencial consecuencia crónica de correr; sin embargo ha quedado excluida, ya que el factor determinante fue la edad y a la exposición a factores de riesgo tradicionales, como tabaquismo.

La nueva evaluación comprobó que los corredores que completaron 20 maratones no tienen arterias más rígidas ni deterioro de los vasos sanguíneos, a comparación de personas de la misma edad que habían completado cinco maratones o ninguno. Y aseguró también que los maratonistas pueden correr todo lo que deseen, sin estar expuestos a desarrollar un deterioro de la función de los vasos sanguíneos ni aterosclerosis.