Por qué el tocino es cancerígeno

Los químicos del tocino causan cáncer

El aspecto rosado del tocino y otros embutidos es responsable de los vínculos que se han establecido entre el cáncer y las carnes procesadas.

Así lo menciona la especialista británica Bee Wilson, quien se ha dedicado los últimos años a investigar por qué la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió en 2015 sobre el peligro de consumir carnes procesadas, como tocino, salchichas y salami, las cuales identificó como alimentos causantes de cáncer.

La también periodista británica señaló que el riesgo cancerígeno asociado al tocino se relaciona con el nitrato de potasio y nitrito de sodio, aditivos que se utilizan como conservadores y fijadores de color en la preparación de este alimento.

De hecho, otros expertos han reconocido que está ampliamente aceptado que el uso de estas sustancias químicas es el motivo por el que las carnes procesadas son mucho más carcinógenas que aquellas no procesadas.

Cabe recordar que la OMS incluyó a las carnes procesadas en el primer grupo de agentes carcinógenos, conformado con aquellos alimentos que causan cáncer y al que pertenecen otros 120 elementos, entre ellos, tabaco y asbesto.

El organismo responsable de la salud a nivel mundial calculó que consumir 50 g de carne procesada al día aumenta (en 18%) la probabilidad de desarrollar cáncer colorrectal a lo largo de la vida.

Ante esto, productores de embutidos en Europa han comenzado a retirar los nitratos de sus productos y están volviendo a utilizar únicamente sal para la curación (como se hacía antes) o incluso, extractos de frutas que ayudan a elaborar un tocino rosado.