Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Reumas, diversas enfermedades

Miércoles 12 de febrero del 2014, 07:58 am, última actualización.

Es común que en invierno se incrementen las dolencias conocidas como "reumas", las cuales no siempre son bien atendidas debido a que, aunque se manifiestan de manera similar, pueden tener más de 150 causas diferentes y afectar a distintos tejidos relacionados con las articulaciones, como músculos, ligamentos, tendones o huesos.

Reumas, diversas enfermedades

Si bien la palabra "reuma" no se utiliza en la Medicina científica, este término de uso popular sirve para designar a las decenas de enfermedades que se manifiestan generalmente por inflamaciones dolorosas en las partes musculares y fibrosas del cuerpo (cartílagos o huesos, por ejemplo), es decir, aquellos tejidos que conforman el aparato locomotor que sostiene y da forma al cuerpo, protege órganos delicados como cerebro, corazón, pulmones y médula espinal, y nos posibilita los movimientos y desplazamientos.

Desafortunadamente, este nombre es tan general que no considera el origen y tratamiento particular que demandan cada una de estas diversas afecciones, de modo que se realiza un diagnóstico equivocado (mucha gente ignora que la enfermedad reumática que padece es distinta a la de otras personas con síntomas similares), y recurre a consejos, remedios y terapias que no alivian su problema, si acaso controlan las molestias pero sin acabar con el problema que lo origina.

En general, se sabe que este conjunto de padecimientos afectan a cientos de millones de personas alrededor del mundo ocasionando dolores severos de larga duración, y también que tienen relación directa con la edad, ya que son frecuentes entre personas mayores de 70 años (se da en 52% de los casos) mientras se presentan escasamente entre la población joven (2%).

El reumatólogo, especialista en afecciones de huesos y articulaciones, es el encargado de establecer el diagnóstico y tratamiento oportunos, ya que además de las molestias características también pueden existir, por ejemplo, lesiones en órganos internos (corazón, riñón o pulmones), como ocurre con el llamado lupus eritematoso sistémico.

Si bien existe gran número de enfermedades en huesos y articulaciones que afectan la movilidad, las más conocidas son osteoporosis (disminución de densidad mineral ósea); artrosis o desgaste y deformidad del cartílago que ocasiona dolor y pérdida de movimiento normal, y artritis, que agrupa a una serie de enfermedades que se caracterizan por la inflamación de las articulaciones, siendo más común la de tipo reumatoide.

Otros padecimientos incluidos en la categoría son lumbago o dolor en la zona lumbar (riñones) debido a alteraciones en las estructuras que forman la columna vertebral; ciática, que es un trastorno nervioso que genera dolor en piernas y parte baja de espalda, y dolores de espalda (dorsalgia) y cuello (dolor en las cervicales). Todas estas manifestaciones pueden deberse a muy diferentes causas, y si persisten deben ser valoradas por el reumatólogo.

¿Verdad o mentira?

Es falso que las enfermedades reumáticas o del aparato locomotor no se alivien, pues algunas se curan por completo con el tratamiento adecuado, en otras se puede evitar su aparición (como sucede con la osteoporosis); finalmente existe un grupo que si bien no tienen curación en sentido estricto, sí son susceptibles de responder a distintos tratamientos que proporcionen alivio a las dolorosas molestias y mejoría muy notoria en la calidad de vida.

Asimismo, es falso que frío y humedad originen más enfermedades reumáticas; más bien, lo que estos factores climáticos ocasionan es empeoramiento de las molestias en algunos pacientes como ocurre con quienes sufren artritis. A este respecto podemos afirmar que la población de países con clima frío no presenta reumas con más frecuencia que en naciones tropicales; la confusión se debe a que quienes viven en lugares donde se presenta un invierno "benigno" o más cálido presentan menos síntomas.

Por otra parte, hay que decir que estas enfermedades no sólo afectan a las personas de la tercera edad, ya que pueden aparecer a cualquier edad (incluso en la infancia, aunque con poca frecuencia); de hecho, males tan importantes como artritis reumatoide o espondilitis anquilosante (inflamación que afecta sobre todo a las articulaciones de la columna vertebral, que se "soldan" entre sí) suelen aparecer en la segunda o tercera década de la vida. En cambio, sí se debe reconocer que algunos de los padecimientos más frecuentes, como artrosis u osteoporosis son propias de personas que superan los 60 años de edad.

Finalmente, los estudios más recientes comienzan a demostrar que muchas enfermedades reumáticas tienen un componente genético y, por tanto, hereditario. Desde hace años sabemos que espondilitis anquilosante, gota (almacenamiento de cristales de ácido úrico en articulaciones) o algunas formas de artrosis tienen presencia constante en ciertas familias; no obstante, será preciso esperar algunos años para conocer resultados definitivos.

Síntomas y tratamiento

Aunque hay gente que confunde los dolores ocasionados por golpes con los originados por degeneración de tejidos y ligamentos articulares, hay que aclarar que las dolencias por impactos se caracterizan por punzadas o molestias bien localizadas, en tanto que el reumatismo genera un estado de debilidad general y dolor constante.

Además, las enfermedades en articulaciones limitan los movimientos, pues mientras tobillos y rodillas resienten con mayor facilidad el peso corporal, las manos perciben de forma mucho más contundente la escasez de movilidad; las articulaciones se hinchan y se enrojecen a simple vista y en ocasiones puede percibirse aumento de temperatura corporal, de modo que las zonas que más sufren reumatismo se muestran calientes al tacto.

Cualquier persona que note inflamación en articulaciones o que tenga dolor en músculos o huesos y que no logre alivio con analgésicos y tiempo, debe consultar a un reumatólogo, quien además de análisis al tacto y radiografías puede emplear para su diagnóstico técnicas como ecografía (método de diagnóstico que utiliza ondas de sonido), resonancia magnética (emplea campos magnéticos para crear imágenes tridimensionales), artroscopia (cirugía mínima para realizar diagnósticos de lesiones) u otras. Para el tratamiento suele emplear medicamentos e infiltraciones (inyecciones directas en la articulación), aunque existen otros recursos más, como terapias de rehabilitación, que ejercitan al aparato locomotor.

Recuerde que una reuma puede paliarse siempre que el tratamiento se inicie con rapidez, de modo que un diagnóstico precoz es el primer paso para facilitar su curación. Es fundamental que de presentarse cualquier duda sobre la salud de las articulaciones se acuda al reumatólogo para que analice el tipo y grado del padecimiento con el fin de prescribir el tratamiento oportuno.

SyM - Mario Rivas

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Climaterio y Osteoporosis

Menopausia, una parte del climaterio


Ver más...


Cada minuto perdemos aproximadamente de 30 mil a 40 mil células muertas de la superficie de la piel o epidermis.

Logo Comscore