Los abrazos fortalecen al sistema de defensas, liberan dopamina (hormona responsable del buen humor) y reducen el estrés. ¡Abraza más!