Por este motivo sientes que te falta el aire al respirar

    SyM
Falta,Aire,Respirar
¡No lo subestimes! la falta de aire, puede ser un problema muy serio.

Una de las sensaciones más desesperantes que podemos sentir es el ahogo, ¿te ha pasado? Más allá del malestar, sentir que te falta el aire y tienes que respirar profundo puede ser una señal de alerta. ¡Protégete!

Disnea ¿qué es?

Es el nombre médico de cuando la respiración se vuelve más difícil o requieres un esfuerzo extra para poder inhalar.

En la mayoría de los casos, la disnea se debe a un problema en tu sistema respiratorio, pero también puede ocurrir por factores físicos, ambientales o, inclusive, psicológicos y emocionales.

También te puede interesar: El arte de respirar bien

Si no respiras con la misma profundidad que antes, tus pulmones y corazón funcionarán más rápido de lo normal (taquipnea y taquicardia, respectivamente). A esto se debe la desesperación que se siente en estos casos y que agrava la situación.

Síntomas adicionales

Aunque para el paciente resulta obvia la falta de aire, muchas veces las personas alrededor no entienden lo que está ocurriendo. Si sospechas de un caso, la Clínica Mayo nos recomienda fijarnos en los siguientes síntomas.

  • Agitación generalizada.
  • Uso de los músculos del pecho para inhalar profundamente.
  • Coloración azulada en los labios (cianosis).
  • Mareo, alteración del estado mental y, en casos más extremos, desmayos e inconciencia.

Causas físicas

Cuando un objeto obstruye total o parcialmente el paso de aire de la nariz a los pulmones se le llama atragantamiento. Usualmente ocurre por accidente y es más común en niños.

La mayoría de los casos se dan durante la ingesta de alimentos, por aparatos o prótesis dentobucales que se sueltan, producción excesiva de moco por una infección o juguetes que los niños ponen en su boca.

Los casos menos graves, en los que sientes que te falta el aire y tienes que respirar profundo, se pueden solucionar tosiendo; para los más graves, en los que la obstrucción es total, se recomienda la Maniobra de Heimlich.

Causas ambientales

La respiración se puede dificultar si el aire que se respira tiene altas concentraciones de contaminantes, humo o se es alérgico a un elemento disperso.

Los niveles de contaminación en las ciudades pueden afectar a gente no acostumbrada. Usualmente se acompaña con mareo, dolor de cabeza y fatiga. Si los síntomas duran más de 5 días o se agravan, lo mejor es acudir al médico.

Si en un lugar cerrado se concentra el humo, lo mejor es salir a tomar el aire hasta que se regule tu respiración.

En un caso fuerte de alergia, una persona puede sufrir una reacción anafiláctica que cerrará su garganta muy rápido. Si no hay un médico cerca o no sabes primeros auxilios, llama a urgencias inmediatamente.

Causas psicológicas o emocionales

Nuestro estado de ánimo tiene gran injerencia en nuestra salud. Situaciones de estrés, tristeza o miedo súbito alteran nuestra frecuencia respiratoria (que debe oscilar las 12 y 18 respiraciones por minuto).

En estos casos lo mejor es detener toda actividad y permanecer en calma hasta que pase la crisis. Si estos episodios ocurren de forma continua o sin explicación aparente, acude con un profesional de la salud.

Otros causas

El tabaquismo, cambio de altura atmosférica, obesidad, incremento súbito en la actividad física y las enfermedades crónicas como asma o cáncer pueden reducir tu capacidad respiratoria. En estos casos, acude a tu médico para recibir tratamiento.

También te puede interesar: Mal de altura: vivir sin aire

Recuerda, aunque hay unos más graves que otros, todos estos casos pueden poner en riesgo tu vida y salud. Si es común que pienses "siento que me falta el aire y tengo que respirar profundo", mejor acude a tu médico.

descarga este artículo en PDF