Desintoxicación después de la quimioterapia

Desintoxicación después de la quimioterapia
La desintoxicación después de la quimioterapia es una realidad, ¡descúbrelo!

Superar la quimioterapia también es parte de vencer al cáncer. Cuando el tratamiento termina, el cuerpo necesita un tiempo para recuperarse, por eso, te damos consejos para una desintoxicación después de la quimioterapia.

También te puede interesar: ¿Qué debe comer una persona que recibe quimioterapia?

Es normal que los pacientes que reciben quimioterapia dejen todo durante el tratamiento, pero al terminar, sólo queda seguir adelante.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos, la quimioterapia es un tratamiento citotóxico, es decir, que destruye las células de un tumor.

Esta es la razón de muchos de los síntomas que provoca la quimioterapia, como:

También te puede interesar: Quimioterapia, lo que debes saber

  • Mareo, náusea y vómito.
  • Cansancio extremo.
  • Pérdida de peso.
  • Caída del cabello.

Es por esto que para eliminar los químicos causantes de los síntomas, lo mejor para una desintoxicación después de la quimioterapia es una vida sana, pero hay algunos consejos particulares que debes saber.

Desintoxicación después de la quimioterapia
Dormir favorece la desintoxicación después de la quimioterapia ya que es parte esencial del metabolismo.

Descansa bien

Los síntomas no desaparecen el día después de la quimioterapia, se necesita un periodo de recuperación en el que el descanso es esencial.

Las personas que acaban de terminar la quimioterapia no pueden regresar a su rutina anterior de la noche a la mañana.

Lo mejor es dormir al menos las 8 horas recomendadas y tomar siestas durante el día en lo que regresa la energía.

Desintoxicación después de la quimioterapia
Comer sano aumentará tu resistencia para la desintoxicación después de la quimioterapia y durante toda tu vida.

Come sanamente

Aunque suene obvio este punto, muchas personas no siguen un plan de alimentación saludable después de la quimioterapia, lo que puede prolongar su malestar.

Para una desintoxicación después de la quimioterapia a través de la alimentación, te recomendamos consumir:

  • Aceites vegetales, semillas, frutos secos y leches vegetales para frenar la pérdida de peso.
  • Frutos rojos, té verde o negro, jengibre y ajo para fortalecer el sistema inmune.
  • Yogurt griego, quesos bajos en sal y grasas, electrolitos y verduras de hojas verdes para aumentar la fuerza y energía.
  • Avena, alimentos integrales, cebolla, tomate y té de Jamaica para mejorar tu metabolismo y desechar las toxinas.

Si continúan la náusea y vómito, lo que puedes hacer es comer 6 comidas pequeñas durante el día.

Desintoxicación después de la quimioterapia
Gracias al agua, las toxinas saldrán de tu cuerpo después de la quimioterapia.

¡Agua, mucha agua!

Tu estómago, hígado y riñones necesitan un vehículo para la desintoxicación después de la quimioterapia, para eso toma durante todo el día hasta 3 litros de agua.

Para que no te aburras y obtengas mejores resultados, puedes mezclarlo con té verde o negro.

Desintoxicación después de la quimioterapia
Las infecciones pueden poner en riesgo la desintoxicación después de la quimioterapia.

¡Cuidado con la infecciones!

Uno de los efectos de la quimioterapia es que debilita el sistema inmune porque reduce la cantidad de leucocitos.

Para evitar infecciones, lo mejor es seguir las recomendaciones de higiene y cuidado:

  • Lávate las manos antes de comer y cada vez que vayas al baño.
  • Evita el contacto con personas con infecciones.
  • No vayas a lugares concurridos.
  • Antes de vacunarte, pregunta a tu médico si es buen momento o es mejor esperar.
  • Cuidado con los cambios de temperatura.
  • Procura no usar herramientas que puedan causarte heridas o irritación.

Ante cualquier síntoma o molestia, ¡no lo dudes! Consulta a tu médico.

Ya conoces las recomendaciones para una desintoxicación después de la quimioterapia, es momento para continuar tu camino. ¡Cuéntanos cómo has superado esta etapa de tu vida!

descarga este artículo en PDF