Éste es el mejor vino tinto para la salud

El vino tinto de calidad protege la salud
Entre mayor calidad, más beneficios brinda el vino tinto a la salud.

Si te preguntas cuál es el mejor vino tinto para la salud, ¡ahora te lo diremos! No se trata de convertirnos en bebedores empedernidos ni mucho menos, simplemente conviene identificar las características de esta bebida que debemos revisar con lupa antes de consumirlo de forma saludable.

¿Cuál es el mejor vino tinto para la salud?

Aunque con frecuencia escuchamos que el consumo (moderado) de vino tinto es bueno para la salud (contiene antioxidantes que ayudan a evitar enfermedades del corazón y vasos sanguíneos), existe tal variedad de este producto que no es fácil saber cómo elegir el "más benéfico".

También te puede interesar Vinos: ¡feliz buena salud!

Los expertos aseguran que el mejor vino tinto para la salud debe cumplir características como:

  • Maceración: si en la etiqueta indica "Reserva", "Gran Reserva", "Premium" o "Súper Premium", es un vino con maceración (contacto del vino con los hollejos y pepitas de la uva con el jugo de las mismas) prolongada, es decir, tuvo más tiempo para obtener la mayor cantidad de elementos favorables para la salud, como enzimas, antioxidantes y polifenoles.
  • Variedad de uvas: entre las recomendables destacan Tannat, Cabernet Sauvignon, variedades que contienen más elementos saludables.
  • Sabor: los mejores vinos para la salud son aquellos con gran nivel concentrado de sabores a fruta y mayor acidez.
  • Color: según expertos, entre más oscuro es el vino tinto, mayor contenido de polifenoles posee.

Mejor si se consume con moderación

Ahora que sabes cuál es el mejor vino tinto para la salud, considera que si vas a consumirlo, lo mejor es hacerlo con moderación, lo cual significa:

  • Hasta una bebida por día* para mujeres de cualquier edad.
  • Hasta una bebida por día* para hombres mayores de 65 años.
  • Hasta 2 bebidas por día para varones de hasta 65 años.

*Una medida de vino equivale a 148 ml (5 onzas).

descarga este artículo en PDF