Enfermedad de manos, pies y boca, común en verano

  • SyM - Alma Iglesias
Enfermedad de manos-pies-boca, Sarpullido en manos y pies, Ampollas en la boca, Enfermedades del verano
Los niños son los más afectados, por lo que guarderías, parques y lugares donde conviven son sitios potenciales para la infección.

Los casos de la enfermedad de mano-pie-boca se multiplican entre bebés y niños con la llegada del calor. La aparición de sarpullido en manos y pies, así como puntos rojos (luego se convierten en ampollas) en boca y garganta, puede arruinar las vacaciones de tus pequeños. ¡Protege a tu familia de esta afección vírica!

¿Qué es la enfermedad de manos, pies y boca?

Esta infección viral generalmente afecta a bebés y niños menores de 10 años en verano y otoño. La enfermedad es causada por el virus Coxsackie del grupo A, así como por otros enterovirus que suelen vivir en el tracto digestivo del ser humano y pueden contagiarse de una persona a otra a través del contacto con manos sucias o superficies contaminadas.

Aunque no todos los afectados presentan signos, generalmente los síntomas que aparecen (3 a 7 días después del contacto con una persona infectada) son:

  • Fiebre alta repentina.
  • Erupción roja con ampollas en manos o pies, aunque también puede presentarse en otras zonas (glúteos, por ejemplo).
  • Llagas en boca y mejillas.
  • Dolor o infección en la garganta con úlceras y ampollas.
  • Falta de apetito.
  • Dolor de cabeza y músculos.
  • Enrojecimiento de ojos (conjuntivitis).

Por lo general, las primeras molestias son fiebre baja y fatiga general; un par de días después, aparecen pequeñas manchas rojas y dolorosas que rápidamente se convierten en ampollas y a veces forman úlceras.

Este sarpullido en bebés o niños no causa picor, es similar al de la varicela, con granitos palpables y elevados con un halo rosado; en ocasiones, se puede extender a otras partes del cuerpo, como la zona del pañal en bebés e incluso, llegar a rodillas y codos.

En casos raros surgen complicaciones de la enfermedad manos, pies, boca, como:

  • Caída de las uñas.
  • Descamación de la piel.
  • Eccemas (distintos tipos de lesiones en la piel).
  • Encefalitis (irritación e inflamación del cerebro).
  • Meningitis viral (infección de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal).
  • Miocarditis (infección de los músculos del corazón).

¡Cuidado, es altamente contagiosa!

La enfermedad de manos, pies, boca es altamente infecciosa, en especial durante la primera semana del padecimiento, ya que se adquiere por contacto directo.

No es sencilla de controlar entre los niños, debido a que los pequeños pueden interactuar fácilmente con manos sucias y superficies contaminadas. Por tanto, se debe estar atento a los medios de contagio:

  • Secreciones de nariz y garganta, por medio de tos y estornudos.
  • Saliva, en especial de los niños pequeños que aún babean.
  • Heces (en las que el virus permanece semanas después de que los síntomas desparecieron).
  • Líquido de ampollas.

Los niños son los más afectados, por lo que guarderías, parques y lugares donde conviven son sitios potenciales para la infección. No obstante, los adultos también pueden contagiarse, en especial, mujeres embarazadas que no han estado expuestas al virus. En estos casos, la infección puede transmitirse al recién nacido, con un mayor riesgo de complicaciones.

¡Combate la infección!

También conocida como exantema vírico de manos, pies y boca, no se puede evitar mediante vacunas. Sin embargo, mantener buena higiene puede minimizar el riesgo de infección.

Estas medidas sobre cómo prevenir el virus Coxsackie pueden ayudarte:

  • Todos los miembros de tu familia deben lavarse las manos con frecuencia, sobre todo después de ir al baño, cambiar pañales, antes de las comidas o de preparar alimentos.
  • Limpia y desinfecta las superficies contaminadas y objetos sucios como los juguetes que se comparten en las guarderías, porque el virus puede vivir en éstos durante varios días.

Si tus niños contrajeron el virus Coxsackie, es mejor que permanezcan en casa varios días para evitar que transmitan la enfermedad a otros pequeños.

Quienes contrajeron la enfermedad de manos, pies, boca usualmente se recuperan completamente en 7 a 10 días. Cabe señalar que no existe tratamiento específico, sólo medicación para el alivio de síntomas como fiebre y dolores. Pese a ello, puedes seguir los consejos de expertos:

  • Haz que tus pequeños beban suficientes líquidos para prevenir la deshidratación. Si no quieren beber porque les resulta difícil tragar, puedes darles helado, leche fría o yogurt (incluyendo el congelado), ya que son más fáciles de ingerir y no irritan las úlceras en la garganta.
  • Para calmar la boca y la garganta de tus pequeños puedes usar un enjuague de agua salada: mezcla media cucharadita (2.5 ml) de sal con una taza (250 ml) de agua tibia.
  • Evita que tus niños expriman sus ampollas, pues el contacto con el líquido que contienen aumenta el riesgo de infección. Lo recomendable es dejar que las ampollas sanen por sí mismas.
  • Procura que los "pequeños pacientes" permanezcan varios días en cama o jugando tranquilos en casa hasta que hayan sanado por completo.

Toma precauciones y asegúrate de lavar las manos de tus niños a menudo para prevenir el contagio de la enfermedad de manos, pies, boca. Tampoco olvides llevarlos al pediatra si aparecen ampollas en manos o pies, así como aftas en la boca, el especialista confirmará el diagnóstico y sugerirá cómo aliviar las molestias de tus pequeños.

descarga este artículo en PDF