7 cosas que el cabello revela de tu salud

    SyM
Salud capilar, Cabello saludable
La apariencia de tu cabello revela en gran medida tu estado de salud.

Todas deseamos que luzca brillante y sedoso, pero hay factores que lo impiden, por eso, te compartimos 7 cosas que el cabello revela de tu estado de salud.

También te puede interesar Orzuela o puntas abiertas del cabello, ¡no más!

  1. Caída del cabello: después del embarazo, es frecuente sufrir gran pérdida de cabello por cuestiones hormonales, pero si no es tu caso, una notoria caída capilar indicaría que te hacen falta vitaminas y minerales, es decir, podrías tener anemia. Acude al médico para un examen que identifique el problema y el tratamiento adecuado.
  2. Puntas secas y/o abiertas: una de las razones sería que estás abusando de la secadora o la plancha, pues el calor de estos aparatos directamente sobre la melena suele resecarla. Sin embargo, otra explicación sería la falta de vitaminas y minerales, así como un clima demasiado frío o seco (en invierno, por ejemplo), situación que suele restar hidratación a los folículos capilares. Una dieta equilibrada y protección capilar pueden hacer ¡positivos cambios en tu cabello!
  3. Canas anticipadas: con cada año cumplido, las canas se multiplican, pero si te parecen demasiadas para tu edad, probablemente enfrentas mucha tensión, preocupaciones o días de angustia. En épocas de estrés, dicen los científicos, las hormonas bloquean la señal que indica a los folículos que absorban melanina, el pigmento que da color a la piel y el cabello. Una excelente alternativa sería que aprendieras a controlar el estrés y dieras menos importancia a los problemas, y más a tu salud.
  4. No crece: con frecuencia, cuando tu pelo crece len-ta-men-te si lo comparas con el de tus amigas, la culpa no es de las mascarillas o shampoos que usas, pues el ciclo del cabello de cada persona es distinto y único, a la vez, lo cual depende totalmente de tu genética. En otras palabras, no te preocupes por la velocidad a que crece, sino en brindarle los nutrientes adecuados a través de una alimentación balanceada. ¡Más vale corto y brillante, que corto y maltratado!
  5. Se quiebra: cuando el cabello se reseca, pierde elasticidad, se vuelve demasiado frágil, es áspero al tacto, se quiebra con facilidad y luce opaco. La razón suelen ser factores como mal funcionamiento de glándulas sebáceas (baja producción de grasa), lo que dificulta la lubricación desde cuero cabelludo a puntas. Entre los factores externos encontramos uso de productos demasiado agresivos (tintes, por ejemplo), mala alimentación, uso excesivo de secadora y estilizadores (gel, spray y mousse), exposición al humo del cigarro, sol, contaminantes y aguas salina y clorada.  
  6. Caspa: aunque todos podemos experimentar cierto grado de caspa, es decir, descamación de la piel del cuero cabelludo, algunas personas sufren esta condición de forma excesiva. Las causas comprenden falta de higiene, producción de demasiada grasa, cambios hormonales, deficiencia de zinc, resequedad o alguna infección provocada por el hongo Pityrosporum ovale. Si esta situación te parece familiar, acude al médico dermatólogo, él te indicará el tratamiento para acabar con esta molestia.
  7. Se aclara sin haberlo teñido: el sol decolora el cabello sin darte cuenta, de ahí la importancia de aplicar siempre protección solar en la melena, sobre todo, si estarás largas horas al aire libre en días soleados o pasarás un rato en la playa. Esto también puede significar que debes consumir más alimentos con vitamina E, sustancia que protege las fibras capilares contra los daños de la radiación solar.

El cabello revela tu estado de salud

Si los problemas en tu cabello no se solucionan en poco tiempo con las medidas señaladas, tal vez podrían ser signos de alguna enfermedad, por ello, es importante acudir al médico para recibir el diagnóstico y tratamiento adecuados.

Es preciso reconocer que el cabello revela tu estado de salud, de manera que esa apariencia poco atractiva que tanto te incomoda podría estar confesando también que has descuidado tus hábitos alimenticios y de estilo de vida. ¡Cuídate!

descarga este artículo en PDF