Qué es un trasplante fecal y quiénes lo podrían hacer

¿Trasplante fecal? descubre qué es y quiénes lo podrían hacer.
¿Trasplante fecal? descubre qué es y quiénes lo podrían hacer.

Por más extraño que parezca, es un procedimiento real que ha demostrado mejorar la salud e, inclusive, salvar la de vida de los pacientes. Entérate qué es un trasplante fecal y quiénes lo podrían hacer.

También te puede interesar: Cuando el colon se niega a trabajar

No todos los trasplantes usan partes del cuerpo, en este caso, se trata de la microbiota intestinal, un conjunto de microrganismos que trabajan a la par de los órganos de nuestro sistema digestivo para combatir amenazas.

El procedimiento consiste en transferir materia fecal tratada de un donante sano a un paciente enfermo para aumentar el volumen de microorganismos en su tracto digestivo.

¿Para quiénes está recomendado?

El trasplante fecal ha demostrado ser útil en casos de personas con diarrea persistente e infecciones gastrointestinales graves. 

También te puede interesar: Colitis

Esta terapia ayuda principalmente en casos en que los medicamentos (especialmente los antibióticos) usados para combatir estas enfermedades también han disminuido la cantidad de microorganismos benéficos para nuestra salud.

¿Cómo se realiza?

El procedimiento es muy sencillo. Consiste en tomar una muestra fecal del donante sano (de preferencia un familiar del paciente) que se disuelve en una solución fisiológica para poderla introducir en el tracto digestivo enfermo.

Es en este punto que los métodos varían, ya que puede ser por:

Enema: también conocida como lavativa intestinal, consiste en introducir líquido a presión al colon a través del ano. Usualmente se usa como método laxante en casos de estreñimiento crónico.

Colonoscopía: método quirúrgico poco invasivo que permite explorar el tracto digestivo. Consiste en introducir un colonoscopio (instrumento multipropósito con una cámara en la punta) a través del ano para administrar sustancias, revisar la cavidad y, de ser necesario, tomar biopsias.

Cápsulas orales: en algunos casos también es posible concentrar los microorganismos del donante en cápsulas orales que el paciente receptor puede tomar durante un tiempo determinado. Usualmente son los casos menos graves.

Tubo nasogástrico o nasoduodenal: se introduce un tubo flexible de plástico quirúrgico desde la nariz hasta el estómago o duodeno (primera parte del intestino delgado) cuando no es posible acceder desde la cavidad rectal.

Precauciones

Aunque ha demostrado ser muy seguro, este método requiere muchos cuidados y precauciones, ya que se corre el riesgo de transferir enfermedades infecciosas asintomáticas (que el paciente no sabe que tiene porque no presenta síntomas) del donante al receptor.

Además, la evolución posterior debe ser monitoreada, ya que han existido casos de pacientes que no logran controlar su aumento o disminución de peso a raíz del trasplante.

Ahora que sabes qué es un trasplante fecal y quiénes lo podrían hacer, conoces un tratamiento más para casos de este tipo. Evita llegar a este punto cuidando tu salud digestiva, comiendo alimentos ricos en fibra y tomando 2 litros de agua al día. ¡Cuídate!

descarga este artículo en PDF