Escala de Edimburgo, ¿para qué sirve?

Escala de Edimburgo y depresión postparto.
La escala de Edimburgo facilita el diagnóstico de depresión postparto.

Te decimos qué es la escala de Edimburgo, para qué sirve y cómo se utiliza en casos de depresión postparto. Después del embarazo, algunas mujeres se sienten preocupadas o tristes sin motivo aparente, lo cual es natural, pero cuando estas sensaciones se prolongan, pueden ser señal de alerta. 

También te puede interesar Posparto, del júbilo a la depresión

Depresión postparto

De acuerdo con el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, la depresión después del parto es más común de lo que imaginas, de hecho, puede presentarse en, por lo menos, 10% de mujeres.

En la mayoría de casos, las madres afectadas no reciben el tratamiento adecuado y logran sobrellevar la carga del nuevo bebé y las tareas de casa sin ayuda, en silencio, aunque pagan alto precio, pues su salud mental se ve alterada en el momento y, sobre todo, a largo plazo.

Con el propósito de asistir a los profesionales en la detección de las mujeres que padecen depresión postparto se creó la Escala de Depresión de Postparto de Edimburgo (nombre oficial), lo cual sucedió en centros de salud en Livingston y Edimburgo, en el Reino Unido.

Evaluación de la depresión postparto con la escala de Edimburgo

Los profesionales de la salud tienen varias herramientas para identificar la depresión después del embarazo y una de ellas es la Escala de Edimburgo, que consiste en diez breves preguntas cuya respuesta suele indicar la manera en que la madre se sintió durante la semana anterior.

Cabe señalar que el cuestionario no detecta a las mujeres con neurosis de ansiedad, fobias o trastornos de la personalidad.

Antes de iniciar, se recomienda a la madre leer con cuidado las siguientes instrucciones:

  • Debe elegir la respuesta que más se asemeje a la manera en que se sintió los 7 días anteriores.
  • Es preciso responder las 10 preguntas y elegir solamente una de las 4 opciones que se ofrecen.
  • Se sugiere no hablar sobre las respuestas  con otras personas.
  • La madre debe responder la Escala de Edimburgo por sí misma.

Cuestionario de la Escala de Edimburgo

Las preguntas que comprende esta evaluación son:

1. He sido capaz de reír y ver el lado bueno de las cosas.

  • Tanto como siempre.
  • No tanto ahora.
  • Mucho menos.
  • No, no he podido.

2. He mirado el futuro con placer.

  • Tanto como siempre.
  • Algo menos de lo que solía hacer.
  • Definitivamente menos.
  • No, nada.

3. Me he culpado sin necesidad cuando las cosas no salían bien.

  • Sí, la mayoría de las veces.
  • Sí, algunas veces.
  • No muy a menudo.
  • No, nunca.

4. He estado ansiosa y preocupada sin motivo.

  • No, para nada.
  • Casi nada.
  • Sí, a veces.
  • Sí, a menudo.

5. He sentido miedo y pánico sin motivo alguno.

  • Sí, bastante.
  • Sí, a veces.
  • No, no mucho.
  • No, nada.

6. Las cosas me oprimen o agobian.

  • Sí, la mayor parte de las veces.
  • Sí, a veces.
  • No, casi nunca.
  • No, nada.

7. Me he sentido tan infeliz que he tenido dificultad para dormir.

  • Sí, la mayoría de las veces.
  • Sí, a veces.
  • No muy a menudo.
  • No, nada.

8. Me he sentido triste y desgraciada.

  • Sí, casi siempre.
  • Sí, bastante a menudo.
  • No muy a menudo.
  • No, nada.

9. He sido tan infeliz que he estado llorando.

  • Sí, casi siempre.
  • Sí, bastante a menudo.
  • Sólo en ocasiones.
  • No, nunca.

10. He pensado en hacerme daño a mí misma.

  • Sí, bastante a menudo.
  • A veces.
  • Casi nunca.
  • No, nunca.

Dependiendo de las respuestas seleccionadas en la Escala de Edimburgo, el profesional está capacitado para identificar la probabilidad de una depresión (pero no su gravedad) y solamente él determina la necesidad de evaluaciones adicionales para conocer el tipo de tratamiento que la mujer requiere.

Con la llegada de un miembro a la familia, todo mundo celebra la nueva vida (lo cual es natural), pero a menudo olvidan atender la salud de la madre, sobre todo, en el ámbito emocional.

Si te convertiste en mamá recientemente, recuerda que presentar alguna señal o síntoma de depresión después del parto, como dormir en exceso o no poder hacerlo (incluso, cuando el bebé duerme), tener problemas para concentrarte, sentir enojo o furia, experimentar tristeza o tener dificultades para crear un vínculo emocional con tu bebé, son razones suficientes para buscar ayuda independientemente de las respuestas a la Escala de Edimburgo que aquí te mostramos.

descarga este artículo en PDF