Pie de atleta, de la A a la Z

    SyM
Pie de atleta, Hongos en los pies, Tiña podal
El pie de atleta es infección causada por hongos que, con las medidas de higiene adecuadas, se puede prevenir.

También llamado tinea pedis o tiña podal, el pie de atleta es infección causada por hongos que se presenta especialmente entre los dedos (ortejos) de los pies y en los talones. Ocurre con menos frecuencia en las manos.

El nombre sugiere que se trata de afección propia de deportistas; sin embargo, puede atacar a cualquier persona. Se le llama así porque el contagio de hongos en los pies suele ocurrir cuando las personas caminan descalzas en gimnasios, duchas o albercas, y porque el sudor y humedad generados durante el ejercicio son excelente medio para su proliferación.

Cuando la piel permanece caliente y húmeda durante extensos periodos, los hongos encuentran condiciones óptimas para invadir la capa externa de la piel y multiplicarse libremente. Esta situación provoca que aumente el número de casos en los meses cálidos del año.

El hongo puede vivir largo tiempo en restos de piel desprendidos del enfermo, por ello es fácil que haya contagio en lugares frecuentados por personas descalzas; igualmente, se transmite por usar prendas o calzado de alguien infectado.

Diagnóstico de tiña podal

Aparece intensa comezón o ardor en las áreas afectadas, que incita a rascarse con violencia, lo que puede originar heridas que den paso a una infección más seria.

Las zonas del pie más dañadas son las interdigitales, es decir, la piel entre los dedos; sin embargo, el problema puede extenderse a la región inferior (plantas, talón) y a veces invade bordes de pies y uñas.

Las lesiones producen descamación más o menos intensa en la parte afectada, así como aparición de pequeñas vesículas llenas de líquido amarillento y rodeadas de una zona enrojecida, que al secarse forman costras pardas y quebradizas. Es común la presencia de mal olor en los pies.

¿Cómo quitar el pie de atleta?

  • En el tratamiento del pie de atleta se administra medicamento antimicótico tópico para ayudar a controlar la infección. Puede contener miconazol o clotrimazol.
  • Una vez que se controla, se debe continuar con las pomadas para el pie de atleta 1 a 2 semanas después de que la afección haya desaparecido de los pies para evitar su recurrencia.
  • También debe procurarse adecuada higiene y ventilación de la zona afectada.
  • Se recomienda el uso de calcetines de algodón y evitar el calzado fabricado con materiales sintéticos.

¿Cómo prevenir la tiña del pie?

  • Lavar pies con jabón y agua; secar el área, especialmente entre los dedos (utilizar secadora eléctrica es buena opción).
  • No compartir calzado, calcetines o toallas.
  • Secar los pies después de nadar, así como usar sandalias en piscinas y baños públicos.
  • Cambiar los calcetines para mantener los pies secos, al menos una vez al día.
  • Utilizar productos antimicóticos en caso de que la persona sea propensa a este problema o tenga constante exposición a áreas en donde se sospecha presencia de hongos.
  • Emplear calzado bien ventilado y hecho de material natural. Se recomienda alternar el uso de zapatos diariamente, de manera que cada par se pueda secar completamente mientras se usa otro. Igualmente, se deben evitar modelos con revestimiento de plástico.
descarga este artículo en PDF