Si tienes estas manchas en el cuello podrías padecer obesidad

    SyM
Manchas en el cuello por obesidad
Sobrepeso y obesidad pueden causarte esos problemas de la piel.

Nuestra piel tiene determinado color de acuerdo a la cantidad de células de pigmentación (melanocitos) que posee y a la irrigación de sangre. Pero si algo no funciona normalmente en el organismo, la piel lo manifiesta también, por ejemplo, con manchas en el cuello por obesidad.

Manchas en el cuello ¡que no son mugre!

Si recientemente descubriste que tu cuello se veía negro o las axilas oscuras, incluso que nudillos de tus dedos se ven más opacos que el resto de tu piel, y trataste de limpiarlos en vano creyendo que era mugre, debes saber que esto puede deberse a una enfermedad.

Se llama acantosis nigricans (o acantosis pigmentaria) y es una afección caracterizada por presentar hiperpigmentación de la piel (oscurecimiento causado por el aumento de melanina).

Manchas por resistencia a la insulina
Estas manchas en el cuello, ¡no son mugre!

En la mayoría de casos, la acantosis afecta axilas, ingles y cuello. La piel puede tener apariencia aterciopelada, engrosada y rugosa al tacto (en algunas ocasiones puede provocar mal olor y picazón).

Los cambios en la piel de la acantosis pigmentaria suelen aparecer en personas con obesidad; de hecho, cuanto mayor sea el peso, el riesgo de que aparezcan manchas en el cuello por obesidad (incluso en otras partes del cuerpo) será más alto.

También pueden aparecer manchas por resistencia a la insulina, lo que finalmente causa diabetes tipo 2. Esto debido a que la incrementada concentración de insulina estimula la proliferación de células de la piel.

En raras ocasiones, la acantosis nigricans puede ser signo de advertencia de un tumor canceroso en órganos como el estómago o hígado.

Cuando las manchas en el cuello por obesidad o diabetes aparecen, es posible eliminarlas poco a poco bajando de peso y controlando los niveles de glucosa.

descarga este artículo en PDF