Bulimia, ¿sinónimo de perfección?

  • SyM - Regina Reyna
Bulimia

Quien sufre bulimia difícilmente cree que tiene un problema que pone en peligro su salud, así que la familia y personas cercanas son fundamentales para superarlo. Este trastorno de la alimentación puede provocar la muerte si no se atiende a tiempo.

El enfermo de bulimia, al igual que el de anorexia, busca la perfección en la figura, pues no está conforme con la propia, cree que ésta no tiene valor y se forma un juicio extremo respecto a cuerpo y sobrepeso. Este tipo de paciente se caracteriza por comer compulsivamente y posteriormente provocarse vómito, tomar laxantes, ayunar o hacer ejercicio en extremo para controlar su peso.

La mayoría de las veces se desarrollan estas actitudes sin que nadie se de cuenta de ello, ni de consecuencias como pérdida de peso, desequilibrio de sales y otros fluidos, problemas menstruales, caída de cabello, así como constante irritación de garganta e incluso pérdida de piezas dentales.

Las causas exactas que originan la bulimia se desconocen, pero sinnúmero de teorías psicológicas, sociales, culturales y bioquímicas siguen investigando al respecto. Lo que sí se sabe es que puede desencadenarse a cualquier edad, principalmente en la transición de la adolescencia a la adultez, sobre todo en mujeres alrededor de los 20 años.

Atender desde el origen

La psicoterapeuta Karla Vijil Sotomayor, adscrita a la Clínica de Neurodesarrollo y Comunicación, explica que el cuerpo es, para la chica, “su palabra, discurso y también el camino a través del cual transita su deseo y el de los otros. Desde esta perspectiva debe adecuar su cuerpo al modelo vigente en el medio: talla, formas, medidas, ritmo y cadencia de los movimientos destinados a capturar la mirada del otro sexo".

Abunda la experta: "Aunque comienza en la niñez, la sensualidad se desarrolla plenamente en la adolescencia y ocupa un lugar primordial en la vida de las mujeres, por lo que se podría afirmar que es el gran indicador del ingreso en este nueva etapa de la vida”.

El tratamiento para la bulimia incluye terapia individual, grupal y/o familiar, así como apoyo de un nutriólogo. La atención de este especialista es de gran importancia, ya que dependiendo del estado de salud del paciente, habrá menor o mayor control en su dieta. En casos extremos, la hospitalización médica o psiquiátrica es necesaria hasta lograr que la persona se estabilice, aunque es recomendable que la psicoterapia y el seguimiento médico sean de largo plazo.

Vijil Sotomayor acota que la terapia tiene como objetivo  analizar la historia personal de cada paciente y su propia forma de percibir su entorno. Muchas veces se trata de culpar a la madre, o a una persona íntimamente relacionada con el paciente, del trastorno en la alimentación, pero para comprobar ésta o cualquier otra hipótesis se debe ser constante en el tratamiento, ya que la enfermedad puede durar desde unos meses hasta varios años, periodo en el que habrán recaídas y momentos de mejoría.

descarga este artículo en PDF