Relación estrés e hipotiroidismo, así daña tu tiroides

    SyM
Estrés daña la función de la tiroides, Hipotiroidismo
Para que el estrés no dañe la función de la tiroides, ¡aprende a relajarte!

En la mayoría de casos, el estrés es mal compañero de la salud, lo cual puede observarse cuando la tiroides no funciona correctamente. ¿Sabes por qué es peligrosa la relación entre estrés e hipotiriodismo?

Cuando la tiroides no funciona bien

La tiroides puede ser "víctima" de ataques autoinmunes, esto significa que el sistema de defensas ataca (por error) las células sanas de esta glándula y genera trastornos como el hipotiroidismo, que afecta en mayor medida a mujeres (adultas). Esta disfunción hace que no se produzcan suficientes hormonas tiroideas (T4 y T5), las cuales ayudan al organismo a utilizar energía, mantener la temperatura corporal y a que cerebro, corazón, músculos y otros órganos funcionen con normalidad.    

Entre sus síntomas, la persona muestra apatía, indiferencia y menor capacidad de concentración, por ejemplo, signos que suponen angustia y marcado estrés. Así, se forma un círculo vicioso, pues al sufrir fallos en la memoria, aumentan las probabilides de que el paciente "olvide" que debe tomar sus medicamentos.

Causas de hipotiroidismo

Aunque se han identificado distintos factores, las causas de hipotiroidismo más frecuentes son:

  • Enfermedad autoinmune: la tiroiditis de Hashimoto es la principal.
  • Eliminación quirúrgica de la tiroides: algunas personas con nódulos tiroideos o cáncer de tiroides, por ejemplo, requieren cirugía para eliminar una parte o la totalidad de la glándula tiroides, lo que puede generar hipotiroidismo.
  • Tratamiento radiactivo: si existe enfermedad de Graves, bocio nodular o cáncer de tiroides, el médico indica tratar el problema con yodo radiactivo a fin de destruir la glándula tiroides, lo que genera su mal funcionamiento.

Tratamiento de hipotiroidismo

En la mayoría de casos, reemplazar la cantidad de hormona tiroidea que la glándula no produce es el tratamiento más efectivo. Si el paciente lo sigue al pie de la letra, consigue una sensación de bienestar que favorece la función tiroidea y disminuye sus síntomas: sensación de tener frío, fatiga, resequedad de la piel, depresión e incluso, la tendencia a olvidarse de las cosas. Al mismo tiempo, la ansiedad que produce la enfermedad se reduce y beneficia el ánimo del paciente.

También es importante llevar dieta equilibrada, practicar ejercicio (genera una sensación de relajación difícil de equiparar) y aprender técnicas para manejo del estrés, como meditación, rutinas de relajación y yoga.

Es importante escuchar las "señales" que el cuerpo envía para que al primer signo de que algo no funciona como debería, acudas al médico, pues aunque el hipotiroidismo no se puede curar, la mayoría de pacientes logran controlarlo por completo mediante tratamiento médico.

descarga este artículo en PDF