Riesgos del sexo virtual, del sexting al grooming

  • SyM - Norma Francelia Chávez Chávez
Sexting, Riesgos del sexting, Salud mental infantil
El sexting puede poner en peligro la salud mental de la víctima y sus seres queridos.

Transmitir mensajes, fotos o videos llenos de erotismo por Internet es cada vez más frecuente y, al mismo tiempo, peligroso. ¿Conoces los riesgos que implica el sexting para tu salud mental? ¡Que no te sorprendan! 

Sexo al alcance de un clic

Con la llegada Internet, las redes sociales y la interactividad que brinda la tecnología digital se han transformado tanto las relaciones eróticas que basta hacer clic, dar touch o pulsar una tecla, para que inicie el intercambio sexual y se convierta en algo sumamente común de nuestro tiempo.

De hecho, México es de los países latinoamericanos en los que más se ejerce el sexo virtual, de acuerdo con Nélida Padilla, académica de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

También te puede interesar: Lo que dicen las selfies de tu vida sexual.

Sin embargo, aclara la especialista en educación y salud sexual, el sexting no es práctica negativa en sí misma, el problema reside en los riesgos que conlleva, pues las imágenes o mensajes pueden llegar a manos de extraños y convertirse en instrumento de ciberacoso escolar, sexual e incluso, de trata de personas o pornografía.

Pocos ven el peligro

El sexting se ha vuelto muy popular en todo el mundo, principalmente entre adolescentes, quienes la mayoría de las veces no meditan sus actos en el ciberespacio y ven las redes sociales como un alter ego sin efectos.

Aunque el sexting suele empezar como una forma de divertimento atrevida y sin malicia, en un instante puede transformarse en algo peligroso y traer graves consecuencias.

Así, se multiplican las probabilidades de que el intercambio de fotos, videos y/o textos de contenido sexualmente explícito a través de la computadora, teléfonos o cualquier dispositivo digital, llegue a bancos de imágenes pornográficas, hasta convertir al autor del material en fácil víctima de ciberacoso, que tratándose de menores de edad se denomina grooming.

Riesgo de secuestro y explotación sexual

El grooming es la manera en que pederastas o personas dedicadas al abuso y/o explotación sexual ganan la confianza de niños y adolescentes para lograr concesiones sexuales, contactándolas por Internet, a través de chats y/o redes sociales.

De esta manera, convencen al menor de intercambiar fotos y videos e incluso, de verse personalmente, poniéndolo en riesgo de secuestro y de explotación sexual. Es evidente que el daño emocional y psicológico derivado de este engaño pederasta es importante, aunque no haya contacto físico.

¡Cuida tu salud mental antes de ligar en la red!

Ser asiduo al sexo virtual puede afectar la salud mental de diversas formas, entre ellas:

  • Provoca aislamiento. Al pasar mucho tiempo frente a la computadora se dificulta la socialización en persona, lo que deteriora la actividad sexual física, pues a mayor capacidad de construirse un personaje virtual, menor posibilidad existe de mantener una relación íntima cara a cara.
  • Afecta la autoestima. La publicación en la web de fotos o videos íntimos creados para uso exclusivo de dos personas, provoca humillación, ansiedad, depresión y traumas que deterioran la imagen y el respeto de uno mismo; incluso, pueden resultar afectados seres queridos de los afectados (padres, hijos, pareja, etc.).
  • Adicción al sexo. A consideración de Beatriz Literat, sexóloga argentina del departamento de Disfunciones Sexuales del Instituto Médico Halitus, el sexting crea dependencia compulsiva a esta conducta.
  • Estrés crónico. Este tipo de acciones alteran el entorno del usuario de modo tal que sufre constante tensión.
  • Pensamientos suicidas. Estudio de la Universidad Estatal de Michigan, Estados Unidos, señala que el ciberacoso resulta tan nocivo como las amenazas físicas, por lo que la víctima llega a pensar en el suicidio como única forma de liberarse de él.

Cómo prevenir el ciberacoso o grooming

Aunque suena trillado, realmente es posible reducir las posibilidades de convertirte en víctima de los ciberacosadores y proteger tu salud mental y física; para ello, expertos recomiendan:

  • Cuida tu privacidad e información personal. Jamás te fíes de desconocidos en la red, ni proporcionarles datos personales.
  • No aceptes invitación de desconocidos en redes sociales como "amigos" ni para chatear por redes sociales.
  • Evitar hacer fotografías, videos y textos de alto contenido sexual, un momento de diversión no justifica las consecuencias graves que este hecho pueda tener.
  • Jamás publiques, difundas, ni distribuyas por Internet y/o ningún medio material propio o ajeno de contenido sexual explícito.
  • Pide ayuda cuanto antes a un adulto en caso de ciberacoso, él puede y sabe cómo brindarte protección, sin juzgar por lo que hayas hecho.
  • Mantente alerta de la cibercomunicación de niños y adolescentes, es decir, de los contenidos de sus teléfonos celulares, computadoras, pantallas digitales, sitios web que frecuentan, sus amigos en las redes sociales, etc. Consultar a expertos en tecnología puede hacer esta tarea más fácil, sin que parezca un atentado contra su privacidad.
  • Establece comunicación permanente con los menores y toma medidas muy concretas para evitar el sexting, explicándoles las graves consecuencias que pueden enfrentar tanto ellos como terceras personas.

Desde luego, también es vital que practiques sexo seguro, pues los peligros de tener un encuentro erótico en línea de ninguna forma son "virtuales", en otras palabras, son una realidad que puede comprometer seriamente tu salud.

descarga este artículo en PDF