Así daña la vida sexual la depresión

    SyM
Depresión y salud mental
La depresión puede dañar seriamente tu vida sexual.

Cuando una persona ve afectada su salud mental, crecen las probabilidades de que también su vida sexual sufra los efectos. Te decimos cómo ocurre la dupla "sexualidad y depresión", y cómo combatirla.

Sexualidad y depresión, ¿cómo combatirla?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra el 10 de octubre el Día Mundial de la Salud Mental, por ello, brinda recomendaciones para cuidarla. En 2018, por ejemplo, ha advertido que las enfermedades mentales comienzan antes de los 14 años y una de las más frecuentes es la depresión.

También te puede interesar Hoy, el "sexo fuerte" es más propenso a padecer depresión

Por otro lado, expertos aseguran que la depresión es de los trastornos que mayores repercusiones provoca en la vida sexual. Los síntomas incluyen, por ejemplo, tristeza profunda, ideas de ruina y de ausencia de futuro, llanto fácil y constante, pero sobre todo, la incapacidad para disfrutar con actividades que antes resultaban placenteras, como el sexo.

Junto con la desaparición del deseo sexual, también se reduce la capacidad para disfrutar de las fantasías sexuales. En casos más graves, incluso, los pacientes deprimidos sufren trastornos sexuales serios, como disfunción eréctil en el hombre y ausencia de orgasmos (anorgasmia) y coito doloroso (dispareunia) en la mujer.

¿Qué hacer si la depresión afecta la vida sexual?

Cada persona es distinta, por tanto, el diagnóstico de depresión debe hacerse de manera individualizada, al igual que el tratamiento.

No obstante, existen recomendaciones que pueden ayudar en la mayoría de casos, como:

  • Hacer cambios en el estilo de vida: ya sea sola o en pareja, la persona afectada debe intentar salir a pasear, hacer deporte y recuperar la convivencia con amigos o el ser amado. Buscar momentos de intimidad, aunque no necesariamente terminen en la cama, puede beneficiar a ambos.
  • Probar otros caminos en la intimidad: explorar con juegos eróticos, usar juguetes sexuales o atreverse a hacer realidad las fantasías que tanta excitación causaban al inicio de la relación, puede ayudar a "encender" nuevamente la pasión.
  • Consultar a un especialista: sentirse triste o fatigado de manera permanente puede ser signo de depresión, lo que requiere ayuda profesional.
  • Tener paciencia: si eres pareja de una persona deprimida, debes tener paciencia y comprensión. Aunque no lo parezca, tu pareja no controla la depresión, sólo lo hará cuando reciba orientación de un profesional de la salud.

La depresión es trastorno mental que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo; afortunadamente, existen alternativas para diagnosticar esta enfermedad de forma segura y tratarla con resultados positivos.

descarga este artículo en PDF