Que la tecnología no "acabe" con tus ojos