Ampicilina, ¿para qué sirve?

Ampicilina, Medicamento antibiótico, Bactericida

Ampicilina es medicamento antibiótico bactericida de amplio espectro, es decir, actúa contra amplio grupo de bacterias causantes de meningitis e infecciones de la garganta, senos nasales, pulmones, órganos reproductivos, tracto urinario y tracto gastrointestinal.

¿Cómo se usa la ampicilina?

Este medicamento bactericida actúa contra microorganismos susceptibles, por ejemplo, Escherichia coli, Listeria, Proteus mirabilis, enterococos, Shigella, Salmonella typhi, estafilococos y estreptococos.

La ampicilina está indicada en el tratamiento de enfermedades como:

  • Infecciones del tracto urinario.
  • Otitis media.
  • Neumonía.
  • Salmonelosis.
  • Listeriosis.
  • Meningitis.

En cuanto a presentaciones, es posible encontrar la ampicilina en forma de cápsulas, tabletas, suspensión oral y solución inyectable.

Dependiendo del tipo de infección a tratar, el médico generalmente indica tomar el medicamento 3 a 4 veces al día, ya sea media hora antes o 2 horas después de las comidas.

Efectos secundarios de la ampicilina

Se han identificado efectos adversos como:

  • Dolor abdominal.
  • Diarrea.
  • Vómito.
  • Urticaria.
  • Astenia.
  • Infección vaginal.
  • Dificultad para respirar (disnea) y/o tragar alimentos (disfagia).
  • Obstrucción bronquial.

Cabe señalar que la ampicilina está contraindicada en personas que presentan hipersensibilidad (alergia) a cualquier forma de penicilina.

¿Cuándo llamar al médico?

En caso de sobredosis, se debe suspender el medicamento e informar o acudir al médico.

Igualmente, es importante señalar que tomar antibióticos cuando no es necesario (para enfermedades causadas por virus, por ejemplo, como gripe o influenza), aumenta el riesgo de contraer una infección más adelante que se resista al tratamiento antibiótico.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.