Estradiol

Estradiol, Hormona de estrógeno

Estradiol pertenece a una clase de medicamentos llamados hormonas de estrógeno, que reemplaza el estrógeno naturalmente producido por el cuerpo.

¿Qué es el estradiol?

Se trata de una hormona sexual femenina predominante durante la etapa reproductiva.

El organismo de la mujer produce estradiol en los ovarios, glándulas suprarrenales y en la placenta durante el embarazo; además de ayudar a controlar cómo se distribuye la grasa en el cuerpo, esta hormona participa en el proceso de crecimiento de los órganos sexuales femeninos: útero, trompas de Falopio, vagina y senos.

Es importante señalar que el organismo de los hombres también tiene estradiol aunque en menor cantidad; en ellos, esta hormona (se produce en las glándulas suprarrenales y testículos) fomenta la fertilidad y el deseo sexual.

¿Cómo se usa el estradiol?

Estradiol se utiliza en el tratamiento de síntomas de la menopausia (cese de las menstruaciones), entre ellos, bochornos (calores menopáusicos) y sequedad o irritación en la región vaginal.

Otros usos incluyen la prevención de osteoporosis (debilidad de huesos) en la mujer postmenopáusica, así como el reemplazo de estrógeno en pacientes con fallo de los ovarios u otras condiciones provocadas por la pérdida del estrógeno natural en el organismo.

Igualmente, el estradiol se utiliza en el tratamiento de trastornos del ciclo menstrual, por ejemplo, amenorrea (ausencia de menstruación) o sangrado uterino anormal (más duradero que el habitual, o bien, ocurre en un tiempo irregular).

En combinación con progestágenos, el estradiol (etinilestradiol) se utiliza como anticonceptivo; en este caso, el medicamento se administra durante 21 días del ciclo con 7 días de descanso.

Por lo general, la presentación del estradiol es solución inyectable, cápsulas, tabletas, parches (dérmicos), anillos vaginales, dispositivos intrauterinos y comprimidos.

Efectos secundarios del estradiol

Algunas de las reacciones secundarias frecuentes son:

  • Sangrado adelantado.
  • Manchas y cambios en el flujo menstrual.
  • Dismenorrea (menstruación difícil y dolorosa).
  • Aumento en el tamaño de las mamas.
  • Náusea y vómito.
  • Calambres abdominales.
  • Hinchazón de vientre.
  • Cloasma o melasma (manchas oscuras en el rostro) durante y después del embarazo.
  • Cefaleas, migrañas y depresión.

El uso prolongado de estradiol puede aumentar el riesgo de cáncer de útero, por ello es recomendable la vigilancia clínica de toda mujer que recibe tratamiento con estrógenos.

Los estrógenos no deben ser utilizados durante el embarazo.

Asimismo, el uso de estrógenos está contraindicado en:

  • Pacientes con cáncer de mama.
  • Hemorragias vaginales sin diagnosticar.
  • Presencia de formación anormal de tejido nuevo de carácter tumoral (neoplasia).

En hombres, los estrógenos aumentan el riesgo de cáncer de mama, de manera que cualquier lesión sospechosa debe ser cuidadosamente investigada.

¿Cuándo llamar al médico?

En caso de sobredosis, se debe acudir al médico o llamar a los servicios de emergencia.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.